Desmembrada y calcinada hallan cuerpo de una joven en Izúcar; es el feminicidio 23 del año

Los restos desmembrados y calcinados de una joven mujer, de aproximadamente 20 años de edad, fueron hallados por cortadores de caña en el ejido de San Juan Raboso, en el municipio de Izúcar de Matamoros.

La persona que permanece en calidad desconocida es el feminicidio 23 en lo que va del año, y el segundo caso del mes de marzo.

Cortadores de la cosecha de caña en San Juan Raboso fueron quienes hallaron los restos de la mujer este miércoles, quienes a su vez suspendieron el trabajo y pidieron el auxilio de las autoridades municipales.


Al lugar arribaron agentes de la Policía Federal debido a que el corporativo cuenta con una coordinación sobre la carretera internacional Izúcar-Oaxaca, muy cerca de donde se encontró el cadáver.

Apenas el domingo 4 de marzo, una mujer de la misma edad fue hallada sin vida en el basurero del municipio de Coxcatlán, a un par de kilómetros de la carretera que conduce a la localidad de Pueblo Nuevo.

El cuerpo de la joven presentaba huellas de violencia y se encontró en estado de descomposición.

El pasado 28 de febrero, también una tercera desconocida, en el mismo rango de edad, fue asesinada con un disparo en la cabeza en Cañada Morelos.

En tanto, Mireya Sarabia, de 25 años de edad fue asesinada por su pareja sentimental, Víctor “N”, quien le arrancó la vida para quedarse con la custodia del hijo de ambos, el menor Damián de tres años, quien habría presenciado el hecho.

Ocho días antes, el 20 de febrero, el cuerpo de la mujer de entre 35 años fue encontrado mutilado sobre las vías de Ferrosur, en el municipio de Mazapiltepec.

El cuerpo presentaba huellas de violencia y hasta el momento se desconoce la causa se muerte y su identidad. Solo trascendió que la fémina habría sido asesinada antes de ser arrojada a las vías férreas.

La noche del 18 de febrero, desconocidos asesinaron con arma de fuego a Alicia Espinoza Castro, de 76 años, y su esposo Rufino Cabañas Juárez, de 77, en la junta auxiliar de Santa Ana Xalmimilulco, perteneciente al municipio de Huejotzingo.

El mismo 18 de febrero, Bertha Yadira, de 38 años, fue asesinada a golpes por su marido, Rafael Baldomino, al interior de un departamento en el Infonavit El Conde de la ciudad de Puebla.

Mientras que Rosa Ventura Hernández, de 46 años de edad, en un caso similar al ocurrido una semana anterior en Huejotzingo, también fue asesinada junto a su marido, Felipe de la Luz Flores, de 44, fueron ejecutados con varios balazos en la cabeza y abandonados dentro de una camioneta en el tramo carretero Chalchicomula-San Juan Atenco del municipio de Ciudad Serdán.

Ambos presentaban huellas de tortura.

Los últimos cuatro feminicidios de febrero refieren a tres desconocidas asesinadas en hechos violentos, como ocurrió en los municipios de Felipe Ángeles, la noche del 12; Tecamachalco, perpetrado el día 11; y Tecali de Herrera, el 8 del mismo mes.

De estos tres casos, dos mujeres contaban con 30 años aproximadamente, y la tercera era una menor de edad que fue encontrada con huellas de tortura en Tecamachalco.

Finalmente, Yareli Correa fue acuchillada por su cuñada, en plena vía pública en la junta auxiliar de San Diego Chalma, perteneciente al municipio de Tehuacán.

Según testigos, el 11 de febrero, Yareli comenzó una discusión con su agresora, quien sacó un arma punzocortante y la hirió de muerte en repetidas ocasiones hasta dejarla sin vida.