Descarta Tiyat Tlali que conflictos sociales en la Sierra Norte impidan elecciones

El Consejo Tiyat Tlali rechazó que los habitantes de las comunidades que se oponen a la construcción de minas e hidroeléctricas en la Sierra Norte de Puebla vayan a impedir la realización de las elecciones este 7 de julio.

Los representantes de esta organización, Rafael Sevilla Zapata y Sarahí Rivadeneyra Morales, destacaron que en ninguna comunidad de los 19 municipios donde se pretende aplicar alguna de las 114 concesiones mineras existentes para el estado de Puebla existe un conflicto social que llegue al extremo de realizar algún acto violento e impedir la colocación de urnas o la participación de los electores.

Ayer, durante un acercamiento con los medios informativos en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana de la ciudad de Puebla, Sevilla Zapata afirmó que “la violencia no es de parte de las comunidades”; por el contrario, si algún tipo de violencia se ejerce en la Sierra Norte es por parte del Estado mexicano.


“La violencia es en contra de estas comunidades indígenas y campesinas por medio de la negación de información, que además en español, y por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que sin respeto alguno a los derechos indígenas entrega a las empresas nacionales y extranjeras los Manifiestos de Impacto Ambiental (MIA) sin haber realizado la consulta pública de ley”, agregó Rivadeneyra Morales.

En ese sentido, Sevilla Zapata puso como ejemplo el caso del municipio de Zautla, en donde la Semarnat publicó ya el MIA a favor de una empresa minera de capital chino, a pesar de que las 32 localidades del municipio expulsaron a esta empresa y obligaron a que firmara un acta para respaldar esta decisión.

Otro caso, comentó Rivadeneyra Morales, es el de la empresa Grupo Eléctrico San Antonio (GESA, antes Ingdeshidro), que advirtió que comenzará sus trabajos en Xochitlán una vez que pase el proceso electoral del 7 de julio.

El Consejo Tiyat Tlali y las organizaciones que lo conforman continuará realizando su labor mediante los cauces legales y dentro del estado de Derecho, por lo que rechazó cualquier señalamiento o liga hacia grupos radicales que pudieran generar en algún momento algún acto violento en contra de estas empresas, abundaron sus representantes.

Este consejo exigió al gobierno del estado de Puebla, así como a la administración pública federal, que revise la viabilidad de las concesiones mineras e hidroeléctricas en la Sierra Norte de Puebla, aplicando la normatividad vigente de una consulta a las comunidades, antes de otorgar cualquier permiso.

Además, este lunes el Consejo Tiyat Tlali denunció que los proyectos mineros e hidroeléctricos están avanzando en la Sierra Norte de Puebla, mientras que de buena fe las comunidades indígenas y la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de la Secretaría de Gobernación establecen mesas de trabajo y acuerdos,

Esta consejo, que agrupa a más de 20 organizaciones indígenas y campesinas de esta región del estado de Puebla, informó que no se están respetado las decisiones de los pueblos indígenas de rechazo a estos proyectos, sustentadas en actas de asamblea, plantones y en la negativa a vender sus tierras.

Rivadeneyra Morales y Sevilla Zapata expresaron que las dependencias gubernamentales están entregando información falsa o simplemente no la entregan, sobre el estado que guarda cada proyecto en las comunidades, por lo que se violenta el derecho de éstas a la información y a la consulta libre.

Señalaron que la apertura de una brecha hacia el río Ajajalpan, en el municipio de Olintla, y el desprecio de las autoridades municipales, estatales y federales, que ignoraron las denuncias de las comunidades totonacas de Ignacio Zaragoza, Olintla, Choipauatlán y Bibiano Hernández, a las que se sumaron Santa Catarina y Machat, sobre el reinicio de los trabajos de Grupo México para poder construir una hidroeléctrica, a pesar de que la presidencia municipal de Olintla afirmó que esta empresa había abandonado ese territorio.

El Consejo Tiyat Tlali también reprobó la burla del presidente municipal de Ixtacamaxtitlán, Erick Gorospe Treviño, quien lejos de informar a sus gobernados si recibe o no dinero de la minera canadiense Almaden Minerals, afirmó que esos 400 mil pesos que habría recibido “ya los repartió entre sus regidores”.