Derecha y derecho

Se parecen mucho, pero no son lo mismo. Una letra los distingue para hacerlos significativamente diferentes. No quiere decir que no tengan relación alguna, todo lo contrario. Derecha hace alusión no solo a una dirección física, sino a una de pensamiento que llevada a la práctica social, es una posición política sobre un modo concreto de organizar una sociedad y el papel que, en esa tarea, debe jugar el Estado. Derecho, tampoco puede ubicarse solo como un rumbo, dirección, o característica moral de algunas personas. Descriptivamente se le concibe como un conjunto de normas que imponen conducta externa a los hombres en sociedad; suele considerarse como su definición y, así, se enseña en la casi totalidad de las instituciones de educación superior. Decía Hans Kelsen que el Derecho es una técnica de organización social (Teoría general del derecho y el Estado). Marx y Engels, por su parte, lo consideraron la voluntad de la clase dominante erigida en ley (Manifiesto del Partido Comunista).

Cada ser humano que nace y crece, encuentra hecha una sociedad organizada con determinadas bases económicas, organización política, costumbres sociales y leyes que debe observar obligatoriamente so pena de, en caso contrario, verse constreñido por la fuerza pública a conducirse como esas leyes imponen que lo haga. Pero sobre todo, está obligado a trabajar para ganarse el sustento y poder vivir en esa sociedad. Marx y Engels lo explicaron desde hace un buen rato: “…en la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general” (Prólogo de la contribución a la crítica de la economía política).

Nacer, crecer y hacer vida en un país llamado Estados Unidos Mexicanos se tornará una vida en rosa o toda una odisea dependiendo de la ubicación social que cada familia tenga dentro del espectro socio–económico que ofrece este país lleno de contrastes donde coexisten treinta y seis hombres, entre los más ricos del mundo, junto a una inmensa mayoría de la población estimada entre los 53 y 80 millones de pobres, en un universo que rebasa los 120 millones de seres humanos. ¿Se puede transitar de la pobreza a la riqueza? Como travesía individual puede imaginarse, suponerse y llegarse a dar; como configuración de una estructura social dividida en clases sociales fundamentales con sus estamentos, no. “La situación de la movilidad social en México se resume de la siguiente manera: quienes nacen pobres se quedan pobres y quienes nacen ricos se quedan ricos”; “El país no genera suficientes medios de movilidad social. Tampoco de mejoría en el ingreso. En el pasado cuarto de siglo el ingreso promedio de los hogares disminuyó en términos reales, es decir, perdió capacidad de poder de compra”; “Los dados están muy cargados desde el nacimiento” ha sostenido el Centro de Estudios Espinoza Yglesias. (El México del 2018. Movilidad social para el bienestar).


Este diseño de sociedad es mundial: “Hoy las élites ricas se reparten el poder político para manipular las reglas del juego económico, manejando la democracia y creando un mundo en el que las 85 personas más acaudaladas acumulan tanta riqueza como la mitad de la población más pobre del planeta junta.” O sea: “Si se reuniera el dinero de 3,570 millones de personas que viven en pobreza, juntarían lo equivalente a las 85 personas más ricas en el mundo”. (OXFAM–México, Informe, 31 de enero de 2014). México encarna el modelo.

Las ideas políticas, económicas y filosóficas que han contribuido a la configuración de sociedades tan desiguales, constituyen el pensamiento social de derecha. Es conservador porque no pretende cambios sociales, busca mantener el modelo económico establecido y los privilegios que poseen las élites que dominan la economía y el poder político. Su visión del mundo, de la sociedad y de las relaciones humanas basadas en la dominación política del conglomerado social que trabaja, constituye la ideología dominante que difunde a través de los grandes medios de comunicación social de que es propietaria.

Esa dominación política, social e ideológica se ejerce mediante dos instrumentos fundamentales: el Derecho y el Estado. Mediante las leyes –el orden jurídico– se imponen a los dominados las conductas externas que han de observar en sociedad; el Derecho conlleva en sí, el modo específico de organizarla imponiendo la presencia de seres humanos dominantes y dominados: el orden social. El Estado es la organización de fuerza que impone el cumplimiento del sentido organizativo social que tienen las leyes. ¿Qué y quién dota a las leyes de sus contenidos? La voluntad de la clase social dominante.

La derecha ¿es derecha? No: “Ha hecho de la dignidad un simple valor de cambio”; “…ha establecido una explotación abierta, descarada, directa y brutal”; “al médico, al jurisconsulto, al sacerdote, al poeta, al hombre de ciencia, los ha convertido en sus servidores asalariados”; “…ha desgarrado el velo de emocionante sentimentalismo que encubría las relaciones familiares y las ha reducido a simples relaciones de dinero”. ¿Respeta el Derecho? En cuanto instrumento de, y para, su dominación social, reclama respeto a sus leyes, legalidad y estado de derecho. Por contrapartida, no necesariamente respeta lo que digan esas leyes. El control del poder estatal le ha permitido históricamente hacer de la violencia y el despojo, mecanismos “jurídicos” (que no equivalen a legales) privilegiados para acumular riquezas, mantener el control del Estado, y conservar la dominación social.

¿En qué cambiará la derecha en México frente a la llegada de un presidente con orientación política de izquierda que propone una transformación social al que, para descalificarlo, sistemáticamente han tildado de populista? “La historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de las luchas de clases…opresores y oprimidos se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta…”. ¿Cuál es hoy la responsabilidad social del gran capital?