Golpes certeros contra la delincuencia en los primeros 100 días de gobierno ofrece Miguel Barbosa a empresarios

Ante la preocupación que le manifestaron empresarios del Colegio de Ingenieros por el incremento de la violencia e inseguridad en Puebla, el candidato a la gubernatura de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta, ofreció 100 días para bajar los índices delictivos en el estado.

Cuatro acciones adelantó de su estrategia de seguridad: el arribo de nuevos altos mandos a la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP); capacitación y mejora de las condiciones laborales de los uniformados; coordinación entre los tres niveles de gobierno; así como colaboración de la Marina y el Ejército en el combate al crimen organizado.

“La Marina y el Ejército se tienen que quedar en actividad de seguridad pública, pero bajo una Ley de Seguridad Interior en la que las fuerzas armadas estén bajo supervisión de la autoridad civil y no a la inversa”, matizó.


Empresarios señalan incertidumbre en los 217 municipios de la entidad

El tema de la inseguridad lo subió a discusión de la reunión el presidente de la Asociación de Empresas de la Construcción en Puebla (AECO) e integrante del Colegio de Ingenieros, José de Jesús Alarcón Cardoso.

“Los que estamos dedicados a la industria de la construcción, trabajamos en todo el estado y también en el municipio y tenemos la incertidumbre de trabajar en esos lugares. Hay incertidumbre para nuestros trabajadores, hay incertidumbre para nuestras familias, hay incertidumbre para donde están ubicadas nuestras oficinas y para quienes trabajan en ellas.

“¿Qué es lo que va a usted hacer para que la seguridad en Puebla se pueda nuevamente rescatar? Que nuevamente trabajemos con esa confianza y tranquilidad en cada una de nuestras obligaciones”, cuestionó el empresario en medio de aplausos del resto de los invitados al cónclave.

Miguel Barbosa señaló que el modelo de seguridad pública y policial implementado por los gobiernos del PRI y el PAN a nivel nacional, e imitado por las administraciones públicas de las entidades federativas, es un modelo “fracasado”.

 

“Fracasó porque los mandos de seguridad pública se vincularon al crimen organizado. Tenemos que hacer reformas para tener un nuevo modelo nacional y un nuevo modelo nacional policial, eso implica una reforma constitucional.

“No vamos a esperar, yo voy a llegar el 15 de diciembre al gobierno de Puebla (de ganar los comicios del 1 de julio próximo) con altos mandos de seguridad pública y policiales para reestructurar a las policías en Puebla, desde el nivel estatal al municipal”, adelantó.

Empresarios poblanos enfrentan mermas económicas por la inseguridad

El senador con licencia de cargo lamentó que hoy en día los integrantes de la iniciativa privada en Puebla enfrentan mermas en sus ganancias, no solo por la corrupción (como sucedía antes) sino por la inseguridad y el crimen organizado.

Expuso que la reestructuración de las policías consistirá en “dignificar la carrera policial”, incrementando el presupuesto a ese ramo, para que los elementos de seguridad pública gocen de mejores sueldos y mayores prestaciones.

Asimismo, dijo que se capacitará a todos los uniformados en investigación y se les certificará con exámenes de control de confianza, para que se mantengan como integrantes de las fuerzas del orden.

“Yo pido 100 días, no para que en 100 días acabemos con el crimen en Puebla, sino para que tengamos una nueva percepción de que en Puebla a no hay impunidad, de  que ya no hay una colusión entre las policías y el crimen organizado”.

“Vamos a dar golpes certeros en 100 días en los cuales se va a acreditar que ahora sí la policía nos cuida y combate al crimen organizado, porque los empresarios requieren de seguridad pública para crecer”, agregó.

Se compromete con terminar la corrupción en la obra pública

En el encuentro estuvo presente el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, Ricardo Olea Ayala; el presidente de Ingenieros Civiles Topógrafos, Ricardo Fritz López; el presidente de la Asociación Nacional de Laboratorios Independientes de la Construcción, Eladio Regis Guerrero; así como integrantes de los organismos Cicepac, Aeco, Amivtac, Analisec y Citepac.

Barbosa indicó que la obra pública y el desarrollo de infraestructura se han convertido en una fuente de corrupción en Puebla, así como el negocio de los políticos, ya que se han adueñado de las empresas a las que, de manera ilícita, se les asignan contratos.

Ofreció a los empresarios “mano dura” para combatir ese problema con la conformación de una comisión de empresarios de la construcción, la cual serviría de parteaguas para la creación de una contraloría ciudadana que se encargue de la revisión de contratos y asignaciones de obra para los constructores, pues advirtió, “se acabaron los moches, las dádivas y los privilegios”.