Defrauda sociedad cooperativa a 300 indígenas en Zacapoaxtla

Por lo menos 300 indígenas y campesinos de la región de Zacapoaxtla fueron defraudados por una red de sociedades cooperativas, que en 2012 creó un programa apócrifo para la construcción de vivienda, denunció la ex diputada local Irma Ramos Galindo.

La actual aspirante a legisladora federal de Movimiento Ciudadano informó que la estafa se calcula en 3 millones de pesos, aunque previó que la cifra podría aumentar hasta superar los 10 millones, debido a que no ha contactado a la totalidad de afectados.

De acuerdo con las quejas de los inconformes, el fraude lo realizó la Red de Sociedades Cooperativas “Caja Tutunaku S. C.”, cuyo presidente es Santafé Castañeda Villegas, oriundo del municipio de Caxhuacan.


Esa red de cajas comunitarias, explicó, tuvo presencia en los municipios de Caxhuacan, Hueytlalpan, Olintla, Huehuetla, Zapotitlán de Méndez y Zongozotla, donde se vendió la idea de formar un fondo para la construcción de vivienda.

Detalló que a los defraudados se les exigió un pago inicial de 100 pesos para registrarse como socios y a partir de ahí las aportaciones se hicieron cada vez más altas, con la promesa de que les aplicaría una mayor tasa de interés. Una de las condiciones fue que no podrían disponer de su dinero durante los cinco años posteriores a la apertura de la cuenta.

De acuerdo con las reglas de operación del programa de vivienda, cada proyecto tendría un costo de 23 mil 935 pesos y de 10 mil 932 pesos que se aplicarían en dos etapas: la construcción de muros y la construcción de lozas.

Cada proyecto sería ejecutado por los mismos integrantes de la sociedad a través de grupos de trabajo de cinco personas, por lo que la organización adquiría el compromiso de cumplir a cada uno de los miembros, a quienes entregaría además los materiales de construcción.

Irma Ramos relató que la sociedad duró menos de un año y se dio por terminada cuando el presidente del Consejo de Administración, Santafé Castañeda Villegas, reconoció que no contaba con los recursos económicos que prometió.

“Fueron defraudadas familias enteras: mujeres indígenas, campesinos, jóvenes que quisieron adquirir una vivienda digna a la que no tienen acceso porque los campesinos siguen ganando desde 50 pesos hasta 70 pesos el jornal”, lamentó.

Anunció que asesorará a los defraudados para que presenten una denuncia por fraude contra Santafé Castañeda Villegas, pues en un inicio recurrieron erróneamente a los ayuntamientos en búsqueda de una solución que no encontraron por no ser la instancia competente.