Debatieron seis de los 10 candidatos a la diputación federal por Tehuacán

Tehuacán. Con la participación de seis de los 10 contendientes a la diputación federal por el distrito Tehuacán, se llevó a cabo el debate entre candidatos que organizó la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), en un formato que extendió ese ejercicio a más de dos horas de duración.

Seguridad, educación, economía fueron los temas que abordaron los candidatos durante el debate, en el que también se hizo el compromiso de no hacer alusiones a aspectos personales, lo que no todos respetaron, por lo que hubo llamados a acatar esa regla, uno a David Cid Huerta, del Partido Encuentro Social (PES), y el otro al candidato independiente, Jesús Hernández.

De acuerdo con el sorteo que se hizo, el primero en hacer uso de la palabra fue Luis Cobo Velasco, del Partido Nueva Alianza (Panal), quien en materia de seguridad manifestó que está en contra de que el trabajo en esa materia se enfoque en solo equipar a los cuerpos policiacos y a poner a los militares en la calle, porque con ello se hace un país bélico, por lo cual expresó que se debe tomar esa responsabilidad de forma general, en la que se tenga seguridad, social, económica, de servicios y derechos.


Irene Trujillo, del Partido Humanista, sobre el mismo tema destacó que el problema mayor es que hay corrupción e impunidad e hizo referencia a las malas instalaciones que tiene en esta localidad la Policía Federal, y pidió que se firme un compromiso entre los candidatos para hacer algo en materia de seguridad, sobre todo por los secuestros que son una constante en Tehuacán.

Jesús Hernández, candidato independiente, manifestó que en los últimos años no se ha actuado con responsabilidad ni energía, y aseguró que se ha permitido que un dictador desde el estado de Puebla vulnere lo más importante que tenemos los tehuacaneros, que es nuestra dignidad; sostuvo que la procuración de justicia en los ministerios públicos está vendida al mejor postor y la Policía está al servicio, muchas veces, de la delincuencia.

Por la coalición PRI–PVEM, Geraldine González Cervantes, reconoció que se vive una etapa de crisis e inseguridad en el país, ante lo cual consideró que se requiere una reforma política importante específicamente en el área de la corrupción y la transparencia, así como hacer un escrutinio de quienes están involucrados en la procuración de justicia y seguridad para que cada uno de ellos haga su declaración patrimonial a su ingreso a las áreas y endurecer las pruebas de confianza, para que no solo la apliquen de manera interna, sino que se tenga un órgano externo para legitimizarlos.

En su momento el candidato del Partido Encuentro Social David Cid Huerta sugirió que se extienda una identificación oficial para todos los menores, que cada uno tenga su credencial con una fotografía digital del iris, lo cual dijo podría ser una medida para evitar el robo de infantes; la credencial sugirió que se haga obligatoria para todo aquel que viaje con menores de edad, pues así se podría identificar de inmediato a quienes intenten secuestrar a los pequeños o pequeñas.

La última exposición sobre seguridad fue de Arturo Castuera, candidato del Partido del Trabajo (PT), quien cuestionó el poco trabajo que se ha hecho en lo que se refiere al apoyo de las empresas, mismas que como generadoras de empleo son uno de los caminos para evitar la delincuencia, pero expuso que no hay un nivel de gobierno que atienda esa parte y son muchas las que han cerrado por falta de solvencia, ante la indiferencia de los gobernantes.

Fuera del recinto, desde el inicio del debate se apostaron porras de los candidatos y hubo un momento en el que seguidores de Jesús Hernández exigieron, golpeando la puerta, que se les permitiera el acceso.

Al final las porras acompañaron a sus candidatos, tomando caminos diferentes, siendo las más nutridas las de Geraldine González, Jesús Hernández y Luis Cobo; los candidatos que optaron por no llevar seguidores a su salida del debate fueron Arturo Castuera y David Cid Huerta.