De los tropiezos en la economía y el combate al narcotráfico

                Mal camino

Por más que se diga lo contrario, vamos pésimos  en las dos tareas más importantes que se planteó la actual administración federal: la economía y el combate al narcotráfico. En la primera, ya sabemos que no creceremos según lo anunciado, más bien estaremos detrás de muchos países latinoamericanos, por más que la secretaría de Hacienda haga gran propaganda y no obstante las entrevistas de prensa que brinde Agustín Carstens ( El País, 25 de mayo);  este funcionario cita varas crisis y se olvida la que tuvo que lidiar él, cuando el famoso Catarrito y el retroceso de  8 por ciento en el PIB; en fin, que hasta la desaparición de Luis Videgaray no tiene nada de misteriosa sino más bien es obvia para no aceptar que el retroceso será largo y difícil. En el caso de la violencia, no obstante las subidas y bajadas de Miguel Ángel Osorio Chong, las detenciones de algunos cabecillas y la militarización en varias partes,  la matazón continúa, las poblaciones tienen miedo de salir a la calle y la inseguridad es el signo lo mismo en Michoacán que en Tamaulipas, los puntos donde se ha puesto el acento para lograr resultados; y cuando algunos organismo hablan de desapariciones o víctimas diversas, todo quiere esconderse en una contabilidad que nadie toma en serio, algo que es tan viejo que ya arrastra barba. Pero no se crea que en estos dos asuntos sean todo en la pésima ruta que vamos. También existen casos en donde no hay definiciones: no sabemos nada de la explosión en Pemex, los supuestos culpables en las tragedias de Ingrid y Manuel no aparecen,  a pesar de  lo que aseguró  César Duarte; el seguro de desempleo está durmiendo plácidamente, la ley anticorrupción seguramente ya no se planteará, los abusos continúan a pesar de lo que ocurrió con los magistrados del TEPJF, ya que en la Cámara de Diputados se erogaron 16 millones de pesos más en renta de carros en lugar de comprarlos. La lista puede continuar. ¿Hasta cuándo se modificará el sistema en favor de las mayorías?

Personaje


Luego de la denuncia de la senadora Dolores Padierna acerca del conflicto de intereses por parte del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, quien tiene  negocios de gasolineras donde participan su papá, sus hijos y primos, unos cuantos han salido en su defensa: su cuate Emilio Gamboa Patrón- argumentos infantiles- y Diego Fernández de Cevallos (Milenio, 26 de mayo), conocido porque siendo legislador defendía a empresas evasoras de impuestos y dueño de terrenos, entre otros. Pero hubo más críticos de ese político quintanarroense. Denise Dresser (Reforma, ídem) pone los puntos sobre las íes; Helio Flores (El Universal, ídem) lo muestra llenándose de dinero por medio de una manguera de gasolina; el caricaturista Jabaz (Milenio, 22 de mayo) presenta  a Coldwell diciendo: “¿Cuál conflicto de intereses?  Mi interés siempre ha sido muy claro…hacer más dinero”. Nada  modificará la decisión que Pedro Joaquín sea quien mediante un comité, otorgue    concesiones  petroleras próximamente. Otra  raya más   al tigre.

El mismo u otro

Luego de cinco  años de no encabezar actos importantes del EZLN, el genial Marcos apareció- a los 20 años de inicio de su movimiento-para decir que ya no habrá más ese personaje que sigue repercutiendo en muchos países y que adoptará el nombre de Galeano, mote que usaba el profesor José Luis Solís López, asesinado el 2 de mayo de 2014. Quienes lo victimaron se denominan  CIOAC Histórica, pero en realidad son priistas y de un partido aparentemente ecologistas y tratan, por todos los medios, de cercar a  las escuelas que han fundado los neozapatistas. Hace años nosotros anduvimos cerca de la CIOAC y  podemos asegurar que ninguno de sus valientes y entrones dirigentes: Ramón Danzós Palomino, Dolores López, Rafael Jacobo, José Luis Gutiérrez y José   López (mejor conocido como Pepe Marchas) hubieran disputado terrenos al EZLN. Bien por la aparición del nuevo  Galeano, quien tendrá joven relevo.

Dos

Una conocida que se identifica, señala que el miércoles 14 de mayo abordó en la terminal Tapo un autobús GL de ADO con rumbo a San Cristóbal de las Casas, Chiapas; el tiempo aproximado del trayecto es de 13 a 14 horas, pero debido a diferentes incidentes que jamás aclaró  bien el conductor, la ruta se hizo en 33 horas; los pasajeros pidieron en varias ocasiones explicaciones de los retrasos, los que se iniciaron luego de la salida de Puebla; jamás hubo alguna consideración razonable:  decía el chofer que no tenía posibilidades de comunicarse con los directivos, los llamados Ángeles Verdes no aparecieron y la situación fue dramática en serio ya que estuvieron sin  agua ni alimentación en durante más de un día; ¿no sería conveniente que la empresa notificará  qué sucedió e indemnizará a los que sufrieron las penurias? Por otro lado, el dueño de un Volkswagen/ Audi tuvo una colisión con el mismo y en el impacto jamás se abrieron las bolsas de aire que se dice existen en este tipo de vehículos; durante tres años el señor Guillén ha tratado que le resarzan el daño y no obtienen ninguna respuesta, lejos de ello le dan largas al asunto. Dos botones de la impunidad de las empresas en México.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44