Cumple la Secretaría de Turismo y Cultura estatal un mes de inactividad cultural

Un mes de inactividad cultural. Así se podrían definir los más de 30 días de la recién instaurada Secretaría de Turismo y Cultura (SCT), creada con la actual administración estatal el pasado 1 de febrero, de la cual no se sabe cuál será su dirección, su objetivo, su organigrama y su plan de trabajo para los 21 meses que restan al gobierno en turno.

En lo que va de su corta vida, este organismo –que fue implantado sin atender la opinión de los actores de la cultura, es decir, creadores, intelectuales, gestores, promotores y, principalmente, ciudadanos de a pie– no ha dado señas de cuál será su carácter y su acción institucional cultural, pese a que sustituyó al Consejo Estatal para la Cultura y las Artes.

Roberto Antonio Trauwitz Echeguren, el titular de la SCT, ha encabezado un par de actos que han sido dedicados a la promoción de ciertos proyectos concernientes al turismo; uno de ellos, fue la presentación de la cartelera de espectáculos populares que acompañará al llamado palenque de la feria de Puebla, que se realiza entre los meses de abril y mayo.


Incluso, el sitio electrónico de la secretaría solamente atañe al área de turismo: www. turismo.puebla.gob.mx. Ahí, ni misión ni visión han sido cambiadas, ya que se apuesta a “llevar a cabo acciones y estrategias que ayuden a consolidar el turismo como la actividad económica primordial en el estado”, y a “posicionar a Puebla como un destino turístico competitivo y reconocido a nivel internacional”.

Lo mismo ocurre con el organigrama, que permanece fiel a la naturaleza turística de la ex Secretaría de Turismo, sin cambio o añadidura alguna relacionada con el área de la cultura y las artes.

El único pronunciamiento de Roberto Antonio Trauwitz respecto a la SCT fue el anuncio de Moisés Rosas Silva como subsecretario de Cultura, tras su renuncia –ocurrida el 1 de marzo– de la titularidad del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

Durante una pasada entrevista, el secretario de Turismo y Cultura dijo que el nombramiento de Rosas Silva respondía a los “ajustes” naturales que se dan en la formación de un nuevo organismo estatal.

Escuetamente, mencionó que en el renglón cultural de la secretaria se priorizará “el tema de la difusión cultural”, ya que se seguirá difundiendo al estado en su historia y tradiciones, mismas que se “potencializarán”.

Ya hay Museos Puebla

La única acción contundente en materia cultural de la Secretaría de Turismo y Cultura es el proyecto Museos Puebla, con el que los diversos recintos museísticos y sus acervos se mercantilizarán, que se propone como un organismo descentralizado de la administración, y que concibe a los museos como “cajas de dinero” que tendrán que cumplir con una cierta meta monetaria para subsistir y permanecer abiertos.

Dicho proyecto, planteado en el Museo Internacional Barroco (MIB), ahora dirigido por el que fuera el último secretario ejecutivo del CECA, Jorge Alberto Lozoya Legorreta, se dirige en tres líneas de acción: una administración mercantil, una administración de recursos humanos y una rígida definición de lo que se va a mostrar en las salas.

Este último aspecto estará ligado íntimamente a otra de las premisas del proyecto gubernamental: “Ningún museo tendrá un acervo propio”, es decir, las colecciones estatales que forman parte del patrimonio público podrán ser ocupadas y movidas al gusto de los burócratas, con el riesgo y la opacidad que ello representa.

Lo anterior, se confirma con la puesta en marcha de un sitio electrónico – https://www. facebook.com/pueblamuseos/– en el que se promocionan, de manera homologada y escueta, a los recintos estatales, sobre todo aquellos creados en la pasada administración estatal.