Crece ola de apoyos para que Armando Díaz Arteaga asuma la presidencia del PRI

Hay una creciente ola de apoyos al proyecto de lograr una renovación profunda de la dirigencia estatal del PRI y que el mismo pudiera ser encabezado por Armando Díaz Arteaga, quien estaría siendo impulsado por importantes núcleos de militantes que no están de acuerdo con la sumisión del partido al morenovallismo y el control férreo que de esta fuerza política tienen los grupos del diputado federal Jorge Estefan Chidiac, el ex candidato a la gubernatura Enrique Doger Guerrero y el ex mandatario Melquiades Morales Flores.

A finales de septiembre termina el periodo de la actual dirigencia del PRI poblano, que de manera provisional ocupa el dogerista Javier Cacique Zárate –quien se ha destacado por ser un político protector de los intereses del morenovallismo– y ante el cambio, existe una serie de maniobras de Jorge Estefan Chidiac y de Enrique Doger para evitar perder el control del partido.

Por esa razón, Estefan intentó evitar la visita a Puebla que este día hará Ulises Ruiz, ex gobernador de Oaxaca y dirigente nacional de la Corriente Crítica del PRI, quien estaría buscando llegar a la presidencia del partido y evitar que el llamado Grupo Atlacomulco, la facción del presidente Enrique Peña Nieto, siga dirigiendo al tricolor.


Trascendió que Jorge Estefan llamó vía telefónica a quienes invitaron a Ulises Ruiz a estar hoy en Puebla y les habría advertido, que esa conducta, les podría costar ser marginados de las actividades y cargos del PRI.

El proyecto de Estefan Chidiac y de Enrique Doger es impulsar para la presidencia y secretaría general del PRI poblano a Sandra Montalvo y Gerardo Mejía, respectivamente, como una manera de que esta fuerza política mantenga su comportamiento colaborativo –de los últimos ocho años– con el ex gobernador panista Rafael Moreno Valle Rosas.

Frente a este comportamiento ha surgido un malestar de muchos núcleos de militantes y ex dirigentes del PRI, que piden una renovación profunda del PRI, que implicaría evitar que esta fuerza política deje de ser controlada por Doger, Jorge Estefan y Melquiades Morales, siendo este último quien tiene una estrecha relación con Rafael Moreno Valle y colabora para proteger sus intereses políticos.

Esta corriente de renovación, está impulsando a Armando Díaz Arteaga para que sea candidato a la presidencia estatal del PRI, como una manera de lograr una dirigencia que no esté coludida con el morenovallismo.

Las cartas de presentación de Díaz Arteaga es una muy larga militancia priista y sobre todo, que siempre se ha mantenido leal al PRI, nunca ha enfrentado escándalos de corrupción y como un importante operador de una larga lista de campañas electorales.

El mayor potencial de Díaz Arteaga es el respaldo de la militancia y que es uno de los pocos líderes que nunca han ido a tocar la puerta del morenovallismo.