Pobladores de San Rafael tomaron ocho horas el Palacio de Coxcatlán

Coxcatlán. Debido a que desde hace dos años no se llevan a cabo obras en la inspectoría de San Rafael, perteneciente a este municipio, los pobladores de esa comunidad tomaron el Palacio Municipal para exigir que el munícipe, Vicente López de la Vega, atienda las exigencias de la población.

Cerca de 100 personas, a las que se les identifica con Antorcha Campesina, se apostaron fuera del Palacio, desde las 8 de la mañana, para pedir que el alcalde les diera la cara, pues manifestaron que siempre que lo buscan se encuentran con excusas para no ser atendidos.

Los inconformes recordaron que cuando López de la Vega estuvo en campaña les prometió una serie de obras en beneficio de esa comunidad, pero en cuanto tomó el cargo se olvidó de esas promesas.


Adoquinamientos, agua potable, alumbrado público y mejoras en el panteón, fueron algunas de las promesas que hizo cuando era candidato, pero hasta la fecha no hay ni un solo trabajo, manifestaron.

Desde hace varias semanas, dijeron, acuden con regularidad para pedir que el presidente los reciba, pero al no encontrar disponibilidad para ello, fue necesario que se movilizaran todos para tomar la alcaldía.

“Que nos cumpla lo que prometió” exigieron los manifestantes al resaltar que ellos confiaron en Vicente López, pero ahora ya no pueden fiarse de su sola palabra, por lo que lo que piden es el inicio de las obras a la brevedad posible.

Los habitantes fueron para demostrar que no se trata solo de una molestia de las autoridades de la inspectoría, sino de toda la comunidad, pues dijeron que al parecer se trataba de hacer creer que en esa exigencia estaba solo el inspector, cuando realmente todos están molestos por la falta de seriedad del ayuntamiento de Coxcatlán.

Casi dos horas después llegó el presidente municipal, para dialogar con una comisión de inconformes, mientras el resto se mantuvo fuera del edificio con la advertencia de que no liberarían el palacio hasta lograr un compromiso real del alcalde, porque ya no quieren promesas sin cumplir.