Corrupción de Peña Nieto se castigará sin hacerlo un espectáculo al estilo Salinas: López Obrador

Corrupción de Peña Nieto se castigará sin hacerlo un espectáculo al estilo Salinas: López Obrador ■ Foto Rafael García Otero

El candidato a la presidencia de la alianza “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que hará justicia en los casos de corrupción que se perpetraron durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, pero aclaró que no es Carlos Salinas de Gortari para iniciar su gobierno con encarcelamientos.

“No tengo necesidad de legitimarme con actos espectaculares. No soy Salinas, que metió a la cárcel a La Quina para legitimarse, no soy (Felipe) Calderón que como no ganó la elección le tuvo que dar un garrotazo tonto al avispero al declararle la guerra al narcotráfico”, expresó en el marco de la segunda gira que realiza a Puebla este año, en la que se reunió con 400 empresarios locales e integrantes de la estructura de Movimiento Regeneración Nacional.

En una entrevista, el abanderado, además, aseguró que lleva una ventaja de 20 puntos en la contienda presidencial en Puebla, mientras el candidato a la gubernatura Luis Miguel Barbosa Huerta saca más de 11 puntos de diferencia a sus contrincantes.


Aunque Martha Érika Alonso Hidalgo, postulante del PAN al Poder Ejecutivo local, tenga un margen mayor de gasto en campaña, los poblanos no votarán por ella por ser esposa del ex mandatario Rafael Moreno Valle Rosas, vaticinó antes de encomendar a la estructura de Morena un millón de votos a favor de “Juntos Haremos Historia” para ganar la elección del 1 de julio próximo.

Tacha a Ricardo Anaya de demagogo e hipócrita

López Obrador calificó de “hipócrita” a su adversario de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya Cortés, por promoverse entre el electorado bajo la bandera de que meterá a la cárcel a Peña Nieto.

Demandó al panista explicar el procedimiento jurídico que utilizará para llevar a Peña Nieto a prisión, con el fin de que la propuesta no se quede en un “discurso demagógico” para “engañar a la gente”.

“Yo lo que estoy planteando es que tenemos que sacar adelante a México, que no haya corrupción ni impunidad; tenemos que ver al futuro, no quedarnos anclarnos en esta tremenda realidad que estamos padeciendo (…) no vamos a actuar con afanes de venganza no es mi fuerte la venganza, habrá justicia, no venganza”, enfatizó el candidato de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

López Obrador rechazó que su postura esconda un pacto con Peña Nieto, ya que nunca sostuvo un encuentro con él durante su mandato como titular del Poder Ejecutivo federal, a diferencia de Ricardo Anaya.

Peña está haciendo con Anaya lo que ya hizo a Vázquez Mota

Aseguró que Anaya y Peña Nieto “eran amigos”, lo que le dio al primero acceso directo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el periodo en que esa dependencia la encabezó Luis Videgaray Caso, actual secretario de Relaciones Exteriores, y José Antonio Meade Kuribreña, hoy candidato del PRI a Los Pinos.

En esa lógica hizo un llamado a su adversario explicar la relación que mantuvo con los titulares de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como diputado federal y dirigente de Acción Nacional, ya que es acusado de favorecerse con “moches” en el reparto del presupuesto federal a los estados y municipios.

A su parecer, el gobierno federal hizo con Anaya lo mismo que con la panista Josefina Vázquez Mota, a quien “le dieron mil millones de pesos para su fundación y luego ellos mismos filtraron la información para afectarla” en la campaña por la gubernatura del estado de México.

“Ojalá y se transparente todo, que la vida pública sea cada vez más pública y que en el caso nuestro nos deje seguir haciendo nuestras propuestas, que no vamos a pelearnos nosotros con nadie. Es amor y paz”, destacó.

Empresarios manifiestan preocupación por la inseguridad en Puebla  

Alfonso Romo, coordinador del Proyecto de Nación de López Obrador, y Esteban Moctezuma, quien se desempeñaría como secretario de Educación Pública, acompañaron al tabasqueño en la reunión que sostuvo con empresarios en el hotel Crowne Plaza del bulevar Hermanos Serdán, en el que se discutió la inseguridad que aqueja a Puebla.

“Se trató el tema de la inseguridad y de la violencia; dimos a conocer nuestra propuesta que es atender las causas que desataron esos problemas”, explicó López Obrador en la entrevista posterior al cónclave, en la que expuso la creación de una red de tutores y becas para jóvenes, así como mejores ingresos para campesinos.

El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México refirió el caso del municipio poblano de Palmar de Bravo, el cual se encuentra “estigmatizado” y “satanizado” por el robo de combustible, cuando lo habita “un pueblo muy trabajador que se ha dedicado a la producción agrícola”.

Durante la entrevista, López Obrador además exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) encontrar a los asesinos del precandidato de Morena a la presidencia municipal de Santa Clara Ocoyucan Aaron Varela Martínez para que sean sancionados por el crimen que cometieron. “Desgraciadamente es mucha la violencia y la inseguridad en Puebla y todo el país”.

De paso, anunció a los empresarios que de ganar las elecciones del 1 de julio próximo, Puebla se convertiría en la sede de la Secretaría de Educación Pública (SEP), así como 200 mil becas para jóvenes del estado que tendrían garantizados estudios y trabajo.

Morena sortea inconformidad interna y pide un millón de votos

Tras el encuentro con integrantes de la iniciativa privada, López Obrador se trasladó al Centro Mexicano Libanes donde los responsables de la estrategia electoral solicitaron a candidatos, representantes electorales, así como promotores y defensores del voto trabajar por un millón de sufragios para ganar los comicios en Puebla.

En el acto estuvieron presente Luis Miguel Barbosa, la fórmula al Senado de la República Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra Arámburo, así como 14 de los 15 abanderados a diputados federales.

La única que se ausentó fue la ex conductora de radio Nay Salvatori, cuya postulación en el distrito 10 de Cholula ha sido una de las más polémicas, junto con la de los ex morenovallistas Guillermo Aréchiga Santamaría y Fernando Manzanilla Prieto en los distritos 9 y 12 de Puebla capital, respectivamente.

Miguel Barbosa, el presidente del Comité Ejecutivo Estatal, Gabriel Biestro Medinilla, así como el senador del PT–Morena Manuel Bartlett Díaz hicieron frente a la inconformidad de la militancia, al arribar al Libanés con 30 minutos de anticipación a la llegada de López Obrador.

Integrantes de la estructura del distrito federal de Acatlán de Osorio se acercaron a la comitiva que encabezó Barbosa para manifestar su repudio por la selección de Salvatori, Aréchiga y Manzanilla.

El candidato a la gubernatura explicó que la definición de candidaturas se llevó a cabo en los órganos nacionales del partido mediante el uso de encuestas con el fin de impulsar a los mejor posicionados y para evitar que la protesta empañara la visita de López Obrador convocó a los inconformes a sus oficinas para ahondar en el tema.




Ver Botones
Ocultar Botones