CORNADA

La intensidad de la tormenta pseudoelectoral es directamente proporcional a la valentía del PRI