Cornada

Con el sorprendente número de pobres que hay en la capital es entendible por qué se ha disparado la delincuencia