Denuncia Consejo Ciudadano de Huitzilan agresiones de Antorcha Campesina

Huitzilan de Serdan

El Consejo Ciudadano de Huitzilan de Serdán denunció que antorchistas y familiares del edil asesinado, Manuel Hernández Pasión, han amenazado de muerte y agredido físicamente a integrantes de ese organismo y fieles católicos, a quienes responsabilizan del homicidio.

A través de un comunicado, el Consejo Ciudadano de Huitzilan acusó:

“Como consecuencia de los constantes señalamientos que los integrantes del Pleno Antorchista y sus líderes fuereños han pronunciado hacia los huitziltecos católicos, a raíz del lamentable asesinato de quien fuera Presidente de este municipio, los militantes del grupo Antorcha Campesina han arreciado las agresiones a los ciudadanos que no militan en sus filas, con el argumento de que estos son cómplices del crimen.


“El día martes 17 de octubre, el señor Antonio Ángel Ayance, militante de AC, abordo a un grupo de feligreses que iban saliendo de la misa a quienes amenazó de muerte: ‘Espérense tantito, también a ustedes les va a tocar, uno por uno’.

“Los aludidos fueron los ciudadanos Mateo Santiago, Ramiro Hernández Galindo, Regino Cravioto Pérez, Francisco Ayance Velázquez y José Rosales Cabrera, quienes refieren que no contestaron a su agresor: “Nosotros pensamos que no debemos caer en la violencia, estos quieren que caigamos en su juego y les hagamos algo para que luego se vayan a quejar a la presidencia y nos acusen de pleiteros” Esto sucedió en el portón de la entrada al atrio de la Parroquia de Santiago Apóstol.

“El día martes 31 de octubre como a las 10:30 p.m. terminando el concurso de disfraces, algunos integrantes del Consejo Ciudadano vieron como los C. Juventino y Artemio Hernandez Bonilla, militantes de AC y hermanos del hoy occiso Presidente, agredieron a un sujeto desconocido que llevaba un carro Nizan color blanco al que le rompieron los cristales laterales. Vieron que el susodicho huyó a bordo de este auto y tres policías se disponían a seguirlo. En eso, el C. Regino Cravioto Pérez, integrante del Consejo Ciudadano, se acercó para cuestionarlos: “ Deberían de hacer bien su trabajo. ¿Por qué se van contra el agraviado, en lugar de irse contra los agresores? ¿Qué clase de justicia es esa?” Esto sucedió en pleno centro de la población, justo enfrente del Super Mas (propiedad de AC). Los informantes refieren que había mucha gente en el centro porque hubo un evento. “No damos el nombre del agredido porque no lo conocemos, no es de Huitzilan y no hemos podido investigar más, pero que no digan los antorchas que no es cierto porque muchos fueron testigos de este hecho. Contamos esto para que vean quienes son los agresores y nunca les hacen nada”

“El día 2 de noviembre del presente año, a las 7: 00 p.m. , la Sra. Porfiria Santos Cristóbal fue agredida física y verbalmente por su yerno, el Sr. Manuel Hernández Taltzintan, militante de AC (y primo del hoy occiso). Testigos del hecho refieren que le estaba apretando el cuello como queriéndola ahorcar. Algunos vecinos se acercaron para ayudar, entre ellos Rubén Ramírez Leal, familiar de la agredida y secretario del Consejo Ciudadano, a quien el agresor Manuel Hdez, increpaba exigiéndole que diera los nombres de quienes mataron a su primo: ‘Porque tu sabes quienes son los asesinos, tu sabes que son esos que están en la iglesia” . Refieren los testigos que el agresor estaba en estado de ebriedad, lo cual él mismo reconoce en un video que se logro grabar, en el que habla el agresor en lengua náhuatl, y reconoce que está borracho. Esto sucedió en el domicilio de la Sra Porfiria, ubicado en la sección cuarta, a unos metros de la Esc. Primaria Niños Heroes”.

Amagos en el templo

En otra misiva, un grupo que firma como “Colaboradores de la Parroquia de Santiago Apostol de Huiztilan de Serdán”, enviaron a esta casa editorial una misiva en la que relatan:

“El pasado sábado 28 de octubre del presente año se reunieron en la Parroquia de Santiago Apóstol, un grupo de feligreses del municipio de Huitzilan de Serdán para dar información y deslindarse de las acusaciones de Antorcha Campesina sobre el asesinato de Manuel Hernández Pasión, quien fuera presidente de este municipio, y manifestar su apoyo y solidaridad al presbítero José Martín Hernández Martínez y a Marco Alonso Aco Cortés, a quienes el grupo de AC ha señalado como responsables de este homicidio, sin aportar prueba alguna.

“A raíz de este lamentable suceso, los feligreses refieren que han padecido el hostigamiento constante de Antorcha Campesina, aprovechando toda oportunidad para señalarlos como culpables del asesinato del presidente, argumentando que son cómplices al seguir las enseñanzas del padre José Martín, quien ‘vino a quebrantar la paz de este pueblo a través de sus mensajes y sus actos’. En el altavoz, los antorchistas no se cansan de decir que son ‘los enemigos del progreso’ quienes mataron a su presidente y que tienen bien identificados con nombres y apellidos a los católicos que lo odiaban y no lo dejaban pasar a la iglesia.

El C. Vicente Luna Márquez, quien condujo la reunión, manifestó su sentir sobre los hechos recordando la muerte de su padre, el C. Francisco Luna Gobierno, quien fue presidente municipal y también fue asesinado en el año 2004. Comentó que no se investigó este crimen, que los líderes antorchistas fuereños sólo le decían que ya se estaba investigando pero nunca hicieron nada. Exhortó a los feligreses a que hablen para expresar sus inquietudes porque éste es un derecho de todos, e hizo la siguiente reflexión: ‘¿Ustedes creen que los arzobispos de Puebla y Tlalnepantla se hayan equivocado y nos mandaron a un asesino a este pueblo? ‘.

“Toma la palabra Ángel López Pérez para resaltar la importancia del respeto por la vida de los demás. ‘Todos los que venimos a esta iglesia a escuchar la palabra de Dios tenemos siempre presente el respeto por la vida de nuestras hermanas y hermanos. Nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona. El quinto mandamiento nos dice: No matarás. Rechazamos categóricamente todas las difamaciones que se han pronunciado contra el padre José Martín y contra los católicos que colaboramos en esta parroquia, y nos declaramos inocentes y libres de toda culpa. Nos interesa que se esclarezcan los hechos del crimen. Queremos que se haga justicia. También hizo alusión a algunos de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, documento que fue leído posteriormente por el C. De la Cruz Canalizo.

“También participaron María de Jesús Ramos Xalcuaco y Christian Aidé Abelino en la lectura de la carta del presbítero José Martín y el Comunicado de Solidaridad que firman varias Organizaciones Sociales en apoyo al sacerdote y al Marco Alonso Aco Cortés (documentos que ya conocen ustedes y que adjuntamos al presente boletín).

“En su turno, Gustavo Quintero Zeferino manifestó que tenemos derecho a hablar para defendernos de las calumnias de AC y alzó la voz para pedir justicia. ‘Si dicen que somos nosotros pues aquí estamos. Tengo 38 años, soy muy pobre, no tengo casa buena, pero los líderes antorchistas sí tienen casas grandes y muchas propiedades’.

Asimismo, expresaron su sentir algunos hermanos antorchistas que estuvieron presentes. La C. Manuela Luna Gobierno manifestó : ‘Hay que vernos como hermanos, no hay que ver colores de partidos políticos y no malmirarnos unos a otros. Venimos a la iglesia a escuchar los mensajes para que nos respetemos allá afuera’

“Delfina Gómez Cruz, militante de AC dijo que no es correcto que se esté mencionando al difunto. ‘Hay que respetar su memoria. Deberían de valorar las obras que hizo y que todos estamos viendo aquí en Huitzilan. Hay que valorar también que ahora vivimos en paz, no como antes que no podíamos salir ni andar tranquilos por la calle’. Mencionó que la iglesia no es el lugar adecuado para hablar de cuestiones políticas, pero también aprovechó el momento para hablar a favor de la organización a la que pertenece.

“La reunión finalizó sin ningún contratiempo. Cabe mencionar que se tenía programado este acto en el atrio de la iglesia, pero no fue posible debido a las condiciones del clima. Estaba nublado, con llovizna y hacía mucho frío. Además de que antes de este acto hubo una misa y las personas que asistieron se quedaron ahí, ya no se salieron por la misma razón. Es conveniente aclarar que los católicos acudieron a este llamado, a pesar de la ola de amenazas, intimidación y calumnias que han padecido en los últimos días por parte del grupo antorchista. ‘Los demás no vinieron por miedo’, decían los parroquianos”.