De la Sierra y Salvatori denuncian corrupción en la privatización del patrimonio de Puebla

En el Senado de la República y la Cámara de Diputados, las legisladoras Nancy de la Sierra Arámburo y Nayeli Salvatori Bojalil denunciaron corrupción y opacidad del gobierno de Puebla en la entrega del patrimonio del estado a empresarios, en el cierre de la administración del PAN.

Por separado, ambas representantes populares de Puebla emanadas de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) presentaron puntos de acuerdo para que ambas cámaras del Congreso de la Unión exhorten al mandatario Antonio Gali Fayad y al Congreso de Puebla a dar marcha atrás a las privatizaciones.

En ambos documentos, que se pueden consultar en la gaceta parlamentaria, las legisladoras alertaron que el Poder Legislativo local dio entrada a una solicitud de Gali para la venta de un inmueble histórico ubicado en Avenida Reforma 710, del Centro Histórico de Puebla, el lunes pasado, que se encuentra en vísperas de ser aprobada.


Asimismo, refirieron que el viernes anterior el Congreso poblano autorizó al titular del Poder Ejecutivo local la entrega de 42 hectáreas del Parque Estatal Flor del Bosque al empresario inmobiliario Carlos Enrique Rafael Haghenbeck Cámara.

“Se cambiará una superficie de 420 mil metros cuadrados por otra de 461 mil 426 metros cuadrados, señalando que la superficie adquirida por el gobierno (la segunda) se trata de un área (…) que permitirá que la flora y fauna presentes en este parque se desarrollen de manera óptima.

“Sin embargo no es esa la razón detrás de dicha permuta, sino la mayor riqueza de recursos ecológicos y la mejor ubicación del terreno cedido (por el gobierno) a cambio”, explicó la diputada Nayeli Salvatori.

La senadora Nancy de la Sierra explicó que el Parque Estatal Flor del Bosque es el único pulmón del municipio de Puebla, por lo que demandó a las dependencias de gobierno que tienen injerencia en este tema a desistir de la permuta.

Asimismo, Salvatori recordó que el 31 de agosto el Congreso de Puebla aprobó la extinción del patronato del Teatro Principal y su desincorporación de la Secretaría de Cultura y Turismo, para que sea administrado por el organismo público descentralizado Parques y Convenciones, por lo que se teme su privatización.

“Esta desincorporación redunda en un aumento de costos para hacer uso del inmueble que hace incosteable a muchos proyectos artísticos su difusión en ese espacio lo que redunda en perjuicio a los derechos culturales de la población en general”, anotó.