Con la tribuna tomada, Congreso allanaría el camino de MEAH hacia su toma de protesta

FOTO: esimagen / Andree Jiménez

Con la tribuna tomada por los diputados Julián Peña Hidalgo y Socorro Quezada Tiempo, y una protesta ciudadana en el acceso principal del Congreso de Puebla, la mayoría que encabeza el PAN aprobó la reforma constitucional que permitirá a Martha Erika Alonso Hidalgo rendir protesta como gobernadora sin necesidad de enfrentar a los diputados de Morena electos el 1 de julio inconformes con su constancia de mayoría.

La enmienda permite que el acto se realice ante el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Héctor Sánchez Sánchez, –quien forma parte del grupo político de Alonso–, cuando anteriormente sólo podía llevarse a cabo frente al Poder Legislativo.

Con la aprobación de la reforma concluyó la función de Francisco Rodríguez Álvarez como presidente de la Mesa Directiva, quien hizo uso de la tribuna para señalar que nadie tiene “la verdad absoluta”, en respuesta a la inconformidad que generó la conducción que dio al Congreso durante el segundo periodo de sesiones de este año.


Reforma recibe tres votos en contra

El Congreso aprobó la reforma con 34 votos a favor de los diputados del PAN, PRI, PRD, Nueva Alianza (Panal), PVEM, Compromiso por Puebla (CPP) y Movimiento Ciudadano (MC) y tres en contra de Mariano Hernández Reyes del PT, Socorro Quezada del sol azteca y el legislador sin partido Julián Peña.

En la discusión del asunto, Peña convocó a sus compañeros de curul a tomar la tribuna para impedir que el Congreso finalizará el proceso legislativo de la enmienda, pero sólo Quezada Tiempo atendió el llamado.

Al hacer uso de la voz, la perredista lamentó que los diputados se presten a aprobar una reforma que tiene como único propósito proteger los intereses de Martha Érika Alonso y del esposo de ésta, el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Cerrazón del Congreso motiva protesta

Fuera del salón de sesiones, en el acceso principal al palacio legislativo, Ángel Manuel López Rafael y Rosa María Carreto Zamora se encontraban en el piso, reclamando por la negativa de la Mesa Directiva a permitirles el acceso a la sesión pública.

Dos semanas atrás, los dos ciudadanos presentaron una solicitud por escrito al Congreso para que iniciara una investigación contra los consejeros del Instituto Electoral del Estado (IEE), ante las acusaciones que pesan en su contra de operar un fraude electoral para imponer a Martha Érika Alonso como gobernadora.

La Junta de Gobierno y Coordinación Política, órgano que impulsó la reforma constitucional a favor de Alonso, desechó la indagatoria y ordenó impedirles el acceso a los promoventes, según los inconformes.

La enmienda modificó la fracción XXIII del artículo 57 y a la fracción II del 61 y adicionó un segundo párrafo al artículo 75, de la Carta Magna del estado, para que el gobernador electo pueda rendir protesta de cargo ante el presidente del TSJ y no sólo ante el Congreso.