Conciencia ecológica: En Puebla no existe desde las autoridades, según Boff

Conciencia ecológica: En Puebla no existe desde las autoridades, según Leonardo Boff, teólogo de la liberación y columnista de La Jornada

El filósofo y teólogo de la liberación Leonardo Boff dijo que en Puebla, como sucede en otras ciudades de América Latina y el mundo, hay una enorme falta de conciencia ecológica por parte de las autoridades que ha derivado en el exterminio de su medio ambiente y su entrega al gran capital.

En ese sentido, advirtió, “si la tierra está mal, nosotros estamos peor, pero debemos de mantener a pesar de eso la esperanza que lo podemos suplantar”.

De manera general, Boff señaló que en varios países como los de América Latina no existe conciencia ecológica, a excepción de los nórdicos, como Suecia, Noruega y Alemania, en donde sus habitantes tienen un enorme respeto por las aguas y los bosques.


A la pregunta de qué opina que en Puebla se esté entregando los recursos naturales a empresas trasnacionales, mientras se encarcela a activistas por defender el agua y el territorio, respondió que esta situación también se vive en Brasil, donde deforesta de manera sistemática una parte de la Selva Amazona.

El pensador de origen brasileño evitó ahondar más en el tema sobre Puebla, luego de reconocer que es difícil e injusto hablar de la situación política de un país, cuando se está de visita.

“Uno tiene que respetar la relación y conocer mejor la situación”, respondió, ante la insistencia de los reporteros que fijara una postura sobre la apertura de mineras e hidroeléctricas en el estado.

Boff estuvo la tarde del miércoles en el Centro de Convenciones de la ciudad de Puebla, donde presentó su nuevo libro La sostenibilidad, Qué es y qué no es.

El filósofo de cabellos y espesa barba blanca es uno de los pensadores más influyentes en el mundo. Uno de los impactos más significativos de su trabajo es la encíclica del papa Francisco Laudato Sí. Sobre el cuidado de la Casa Común, la cual retoma reflexiones que ha desarrollado a lo largo de su vida.

El defensor de los pobres y oprimidos –como lo han calificado– expuso que cada año miles de kilómetros cuadrados de árboles son deforestados en Brasil, para expandir el agronegocio, fungiendo el gobierno como cómplice.

A pesar de las movilizaciones de la ciudadanía organizada, consideró que no es suficiente para poder frenar la embestida de las autoridades.

En la actualidad Leonardo Boff dijo que hay dos tendencias en el mundo, la de los países imperiales que buscan recolonizar a toda América Latina, a través de la desindustrialización para conformar nuevas colonias.

Mientras que la otra tendencia –explicó– es la que dice que América Latina es la gran reserva ecológica para la humanidad, ya que es en esta franja del continente en donde se concentra la mayor porción de agua dulce en el mundo.

“La nueva economía nos dice que en 20 años será dependiente de la ecología, de aquellos países que tienen reservas ecológicas”, advirtió.

Por dicha razón, sostuvo que América Latina será determinante para la sobrevivencia de toda la humanidad.

En otro tema, una de los cuestionamientos que le hicieron fue si existían coincidencias o antagonismos entre los conceptos marxismo y cristianismo, a lo que respondió: “Hoy es más fácil hablar sobre esto, no como cuando estábamos en la ‘Guerra Fría’. El imperio soviético colapsó y dejó de existir el régimen”.

A la distancia, señaló que hoy podemos decir que el marxismo como ideología es contradictorio al cristianismo, por ser materialista y no aceptar la existencia de ningún dios.

Pero si entendemos el marxismo como una metodología de análisis, que puede tomar posturas de diferentes escuelas, dijo que como teoría analítica nos ayuda a entender la crisis del capitalismo.

“La fuerza de Marx no solo fue crear una visión de la sociedad, sino darse cuenta de las tendencias que ese tipo de distribución de consumo lleva a la miseria de la filosofía”, explicó.

Para dar un ejemplo citó una frase a la que consideró profética y muy vigente, “llegará un día en que la gran corrupción y todas las cosas que teníamos como sagradas, la ciencia, la conciencia y la comunicación, que son gratuitas y no se venden, se pondrán al mercado”.

En esta condición Boff también puso al amor, la amistad, la religión y al humano.

El filósofo dijo que hemos pasado de una sociedad de mercado a mercancía. “Hoy todo se vende y se transforma en una mercancía, la religión, el humano y la gran corrupción. El amor está en el corazón no en el mercado, pero hoy también se puede hacer negocio con el”.

Cataluña y el TLC 

Al final, el teólogo opinó que el intento de Cataluña de independizarse como nación de España obedece a un camino en sentido contrario de la globalización económica y financiera, que respeta la construcción de la casa común; sin embargo, consideró que en ese sentido se tiene que construir la tierra como una casa común y no apartarse, cuando se forma parte de un todo.

Por su parte, en la renegociación del Tratado del Libre Comercio (TLC) entre México y los Estados Unidos, dijo que el presidente Donald Trump es una persona peligrosa, no solo para su país, sino para la humanidad.

“Está destruyendo los lazos de cooperación que involucran a todos. Solo América sobre todas las cosas”, argumentó.

Bajo esta postura, sostuvo que Trump daña mucho a México, poniendo en jaque su relación migratoria y económicamente desigual.

“Habría que rediscutir, en términos de equilibrio, el Tratado del Libre Comercio, pero nos damos cuenta de que él quiere destrozar todo para imponer a Estados Unidos”, consideró.

Al final, Leonardo Boff calificó de vergonzoso el trato que ha dado Trump al presidente de México, Enrique Peña Nieto, y comparó que solo un niño de calle puede usar esas acciones y palabras.