Conagua y Semarnat desmienten que decretos privatizan el agua en México

Ante la polémica suscitada en el país, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) desmintió tajantemente que las cuencas hídricas se hayan privatizado para su explotación.

El pasado 5 de junio, el gobierno mexicano promulgó una decena de decretos que eliminan la protección sobre grandes cuencas de agua, que en la práctica abren la puerta al uso del recurso por parte de agentes privados.

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, convirtió las zonas de veda, en las que la extracción de agua está casi completamente restringida, en zonas de reserva. Esto significa que se permite la explotación, uso o aprovechamiento del agua, incluso por parte de privados, si las autoridades lo consideran “de utilidad pública”.


Por lo tanto, la Conagua podría otorgar concesiones de uso de este recurso a compañías de diversos sectores, entre ellos la minería, la fracturación hidráulica (fracking), la industria refresquera o la generación de energía hidroeléctrica.

Al respecto, la Semarnat argumentó que la escasez de agua es un problema que se presenta en muchos países del mundo, y en México se toman acciones para prevenir que la población se vea afectada en menor medida.

En el comunicado admitió que el Ejecutivo Federal firmó diez decretos de reserva de agua, pero estas tienen como principal objetivo asegurar el agua para el consumo humano de 18 millones de habitantes que aún no nacen, es decir, para las futuras generaciones.

“Con estos decretos se preserva también el medio ambiente y se busca amortiguar el cambio climático, ya que se conservarán lugares emblemáticos que no hay en ningún otro lugar del planeta, como la Selva Lacandona en Chiapas”, se lee.

La dependencia federal argumentó que los organismos internacionales, como la International Water Resources Association y el World Resources Institute, recomiendan que se reserve como mínimo el 35 por ciento del escurrimiento medio anual de agua para el consumo de la población y para el cuidado del medio ambiente.

Al respecto, con estos decretos, aseveró que México supera en 12 por ciento dichas recomendaciones.

En el proceso para lograr estos decretos de reserva de agua participaron diferentes actores sociales, representados en los Consejos de Cuenca, con el fin de poder hacer uso de la disponibilidad de agua ya existente en las cuencas involucradas y destinarla exclusivamente para la población y preservación del medio ambiente.

En tanto, la Comisión Nacional del Agua aseveró que los decretos de reserva del agua, publicados el pasado 6 de junio en el Diario Oficial de la Federación, de ninguna forma otorgan beneficios para ningún particular y, por el contrario, permitirán preservar el medio ambiente y garantizar el agua para el consumo humano de 18 millones de habitantes que aún no nacen, en una proyección a 50 años.

Con estos decretos, dijo que 295 de las 757 cuencas del país habrán de preservar sus ecosistemas.

En conclusión, la Conagua informó que las reservas de agua decretadas buscan que el agua disponible en las cuencas se guarde para las futuras generaciones y para el cuidado del medio ambiente.

“Claramente se expresa en las mismas, el destino medio ambiental y de uso público urbano, por lo que cualquier interpretación contraria solo busca desorientar y mal informar a la población”, aseguró, al final.