Con Roboteando, mil 867 niños de Puebla y DF impusieron un récord Guinness

Un total de mil 867 niños de entre 6 y 13 años de edad de las ciudades de Puebla y México impusieron un nuevo récord Guinness al participar en Roboteando, un proyecto que tuvo como objetivo poner a funcionar, al mismo tiempo, la mayor cantidad posible de robots educativos que fueron movidos por los tonos emitidos desde un celular.

El pasado sábado 14 de junio, en el Parque del ajedrez del Complejo Cultural Universitario (CCU) se reunieron los niños que se inscribieron en este acto organizado en conjunto por la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), la Academia Mexicana de Ciencias y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Acompañados por 150 jóvenes instructores de diversas universidades de Puebla, los niños armaron, hicieron funcionar y vieron mover a su propio robot –el cual tenía la forma de un pequeño carrusel multicolor–, gracias a los sonidos emitidos desde un teléfono.


Las fuertes temperaturas no impidieron que desde las 9 de la mañana los niños acudieran a la sede de Roboteando en Puebla: llegaron con sus papás, mamás, tíos o abuelos, recibieron una pequeña bolsita en donde venían las partes de su robot, mismo que se pusieron a armar en compañía de los instructores a la par de participar en otro tanto de talleres científicos.

Raúl Mújica, investigador del INAOE y promotor del acto, señaló que más que lo espectacular que hay en torno al asunto del récord Guinness, Roboteando fue un proyecto que buscó acercar a los niños a la robótica, una de las áreas científicas que, contrario a lo que se pueda creer, es cercana a la vida cotidiana.

“La robótica está inmersa en todos los ámbitos, lo mismo en el área didáctica y la recreativa, como ahora sucede, que en la ciencia médica, la tecnología ambiental o la ciencia dura”.

Durante una entrevista mencionó que Roboteando se realizó en las ciudades de México y Puebla porque en ambas existen precedentes de proyectos en los que se logra convocar a la gente en torno a la ciencia, como fue el caso del anterior récord Guinness que se impuso por el mayor número de telescopios apuntando hacia la Luna.

Manifestó que en el caso del Parque del ajedrez del CCU había niños no sólo de la ciudad de Puebla, sino de estados vecinos como Veracruz y Tlaxcala, e incluso otro tanto de menores venidos del Distrito Federal.

“Cada robot, cada uno de ellos verificado, consistió en un pequeño engrane que se mueve por un motor de alta velocidad, el cual hace mover ese carrusel con sillas voladoras que los niños se llevarán a su casa y podrán compartir”, describió Mújica.

De acuerdo con Enrique Ruiz Velasco Sánchez, director del Programa de Cómputo para Niños y Jóvenes de la Academia Mexicana de Ciencias, el récord fue pretexto para despertar en los niños el interés por la ciencia. “Queremos que se lleven una prueba fehaciente de que la ciencia, en lo general, y la tecnología, en lo particular, están al alcance de ellos y que pueden hacer robótica echándole ganas y mostrando su capacidad de imaginación”.

El académico de la UNAM señaló que Roboteando se caracterizó por utilizar tecnología de punta pues México es pionero en el desarrollo de tecnología que permite el control de los robots con un teléfono celular y no con programas de computadora, que es como generalmente se realiza. “Los robots que harán los niños funcionaron con una señal remota lanzada del Distrito Federal hacia Puebla, para que los robots se movieran”, dijo.

A las tres de la tarde, Raúl Mújica y el rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) Alfonso Esparza Ortiz anunciaron que México, a través de sus dos sedes remotas, había impuesto el récord Guinness gracias a los mil 867 niños que participaron.