Con chiflidos

–¡¡Maaaa!!

–¿Qué quieres?

–¿Dónde están las tortillas?


–En el refrigerador

–Ya busqué y no están.

–Ahí están, en una bolsa de plástico.

–No ma’, no están.

–¡¿Y si las encuentro qué?!

–No están, no las encuentro.

–¡Chíflales a ver si te salen bailando!

Y chifló… y no salió.