Con carta, el edil de Venustiano Carranza niega que esté prófugo y sea huachicolero

Una semana después de que su esposa fue detenida, en acciones que también implicaron el decomiso de 50 mil litros de gasolina robada, el el alcalde de Venustiano Carranza, Rafael Valencia Ávila, envió una carta a las redacciones de varios medios de comunicación, asegurando que no se encuentra prófugo ni está ligado a las bandas de huachicoleros, ya que despacha desde la presidencia municipal

En la misiva, el alcalde acusa además a la Policía Federal de haber cometido “una arbitrariedad” por haber aprehendido a su cónyuge, Ilse Lucía Bernabé, y que el hidrocarburo ilegal fue hallado en propiedades que no le pertenecen.

La epístola se reproduce íntegra a continuación:


“Derivado de los hechos que ocurrieron el pasado 7 de agosto en el municipio de Venustiano Carranza Puebla, cuando elementos de la Policía Federal realizaron un cateo en diversos domicilios y producto de este fue detenida mi esposa, Ilse Lucía Bernabé. Quiero hacer uso de mi derecho de réplica consagrado en la Constitución de nuestro país y hacer las siguientes aclaraciones, pues mi vida pública y personal se ha visto afectada por las publicaciones que han hecho diversos medios de comunicación sin darme la oportunidad de fijar una postura al respecto.

“1. No estoy prófugo de la justicia ni lo estaré, pues a lo largo de mi trayectoria política y de servidor público siempre me he conducido en el marco de la ley, actuando con honestidad y cumpliendo con el mandato que me ha entregado la gente de mi municipio.

“Sigo ejerciendo mi cargo y despachando en la presidencia municipal de Venustiano Carranza, así como la presidente del Sistema DIF municipal sigue trabajando en bienestar de la gente, preocupada siempre por el desarrollo y bienestar de nuestras familias, por lo que Venustiano Carranza continúa y continuarà con el progreso.

“2. La detención de mi esposa nada tiene que ver con el robo de hidrocarburos. Esta detención se origina por una arbitrariedad derivada de una supuesta posesión de tres armas de fuego, situación por la cual se estará llevando a cabo el proceso correspondiente. Confío en las investigaciones que las instituciones correspondientes y demás autoridades están llevando a cabo para esclarecer estos hechos.

“3. Quiero precisar que no lidero ninguna mafia y menos me dedico al robo de hidrocarburo como erróneamente se ha manejado en algunos medios de comunicación. Mi familia se ha distinguido por ofrecer resultados a nuestro municipio de Venustiano Carranza, contamos con el apoyo y la confianza de la gente a la cual nos debemos.

“4. El desprestigio y la desinformación que algunos medios de comunicación han realizado a mi persona y familia, así como lo acontecido recientemente obedece a tintes políticos.

“5. Finalmente, considero importante aclarar que los domicilios en donde encontraron hidrocarburo no tienen ninguna relación con mi persona y domicilio, ni tampoco con el de algún familiar. Sin más por el momento quedo a sus órdenes para cualquier duda o aclaración. Rafael Ávila Valencia, presidente municipal de Venustiano Carranza”.

Niega vínculos “El Kakas”

El portal e–consulta dio a conocer que ante un juez de control, el presunto capo huachicolero Omar Daniel R. alias “El Kakas” se dijo inocente y rechazó dedicarse a la comercialización de huachicol en el municipio de Venustiano Carranza, pues aseguró que su actividad laboral es la de operación y de renta de maquinaria para la construcción.

Fuentes oficiales al interior del Centro de Justicia Penal Federal de Puebla revelaron a e–consulta que durante una audiencia pública celebrada este martes, Omar Daniel y su esposa Griselda decidieron rendir una declaración voluntaria sobre el careo realizado el pasado 7 de agosto.

Según quedó asentado en los registros de la audiencia, Omar Daniel y su esposa coincidieron en declarar que en su casa ubicada en el número 305 de la calle Los Pinos en la localidad de Villa Lázaro Cárdenas sí almacenaban combustible, específicamente del tipo diésel.

Sin embargo, Omar Daniel precisó que el hidrocarburo lo compraba “principalmente” en gasolineras y que lo empleaba para alimentar una retroexcavadora, un camión de volteo y un camión tipo torton que alquilaba para trabajos de construcción.