Comunidades poblanas forman guardias comunitarias con vecinas de Veracruz

Habitantes de Hueytamalco, Ayotoxco y San José Acateno participan de un movimiento de guardias comunitarias con vecinos de la zona del Llano Papanteco, en Veracruz y ayer estuvieron a punto de ser desalojados por elementos del cuerpo de granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública veracruzana.

El movimiento –del que participan más de 15 comunidades ubicadas en los límites de Puebla y Veracruz– acusa a elementos de la Policía Estatal de ésta localidad de ser los causantes de diversos delitos, como extorsión, asaltos y asesinatos que han azotado a poblaciones veracruzanas como Pueblillo, 20 de noviembre, Joaloapan, Gómez Villanueva, Valsequillo, Insurgentes Socialistas, Acateno, Hueytamalco y Ayotoxco.

Los miembros de los grupos de guardias comunitarias montaron barricadas con las que impedían el paso hacia sus comunidades –unas 200– y que ese es el motivo por el cual fueron desplazados los uniformados de Veracruz, aunque al final se impuso el diálogo y los inconformes liberaron las vías de comunicación.


“Nosotros, habitantes de las comunidades y ejidos de la región de Papantla y San José Acateno, Ayotoxco y Hueytamalco por este medio hacemos del conocimiento público que nuestra lucha es una lucha pacífica, no somos autodefensas, no estamos en actitud hostil como se ha señalado en diferentes medios de comunicación”, manifestaron en un comunicado dado a conocer a través de las redes sociales.

“Nuestro movimiento está integrado por campesinos, comerciantes, citricultores, amas de casa, jóvenes, niños y ancianos cansados de la inseguridad que afecta nuestra región. Somos gente humilde que busca día a día salir adelante a base de esfuerzo y trabajo honrado, trabajando la tierra que por años ha sido legado de nuestros antecesores y de una lucha constante en los ejidos”, abundaron.

“Somos 15 comunidades y se siguen sumando más…y seguiremos esta lucha pacífica hasta que nuestras autoridades cumplan con el papel que les corresponde, garantizando nuestra seguridad y las de tantas familias que también están siendo afectadas. Queremos seguridad para seguir trabajando el campo, seguridad para que nuestros niños puedan seguir estudiando. Que los niños, mujeres, ancianos, puedan sus casas tranquilamente. Que como trabajador puedas salir de tu casa con la confianza de que al terminar la jornada, puedas regresar con los tuyos y encontrarlos también sanos y salvos”, indicaron.

Y remataron: “No somos una sola comunidad, no hay líderes ni voceros, aquí somos todos somos uno en pie de lucha”, finaliza el documento.