Cola de Lagarto: organizaciones agremiadas al M-18 Puebla se pronuncian en contra

Área Natural Protegida Estatal a la Sierra del Tentzon, en Atoyatempan.

 

En defensa de la fauna y flora endémica, organizaciones sociales y colectivos agrupados en el Movimiento M-18 Puebla se pronunciaron contra la instalación del exclusivo Club de Golf “Cola de Lagarto”, en el Área Natural Protegida de la Sierra del Tentzo, tras advertir que el gobierno estatal buscará liberar los permisos necesarios antes de que concluya el sexenio, a favor del grupo de empresarios inmobiliarios ligados al Ejecutivo para concretar el “jugoso negocio”.

Así lo denunció este domingo Zvezda Ninel Castillo, de Esfera Poblana; Alejandro Carvajal, Imelda Santoyo y Gerardo López, del Barzón; Gerardo Pérez Muñoz, de la Asamblea Social del Agua, durante una rueda de prensa en la que destacaron que los principales afectados son comunidades originarias de la región.


Los declarantes del M-18 refirieron que luego de negarles los permisos por incumplir la norma, la empresa “Promotora Cola de Lagarto SA de CV” retomó la semana pasada la solicitud a la Secretaría de Medioambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para desarrollar un conjunto habitacional de lujo.

A pesar de la serie de inconformidades que ha generado entre ejidatarios y comuneros de los pueblos de Atlixco, señalaron que el gobierno del estado y el municipio de Atlixco facilita las condiciones para que en Puebla se instale el residencial de la empresa del mismo nombre “Promotora Cola de Lagarto SA de CV”, dada de alta ante el fisco apenas en noviembre pasado.

En ese sentido, se opusieron de manera categórica al proyecto que atenta contra las tierras de cultivo, la producción de alimentos y la vida comunitaria de esta región, que cuenta con una de las tierras más fértiles de la entidad poblana.

Exigieron a las autoridades de los tres órdenes de gobierno la consulta a los pueblos originarios afectados, como San Jerónimo Coyula, Trinidad Tepango y San Felipe Xonacayucan.

Además demandaron se haga pública la información sobre este proyecto inmobiliario, así como su Impacto Ambiental.

Por decreto presidencial, la Sierra del Tentzo fue declarada Área Natural Protegida en mayo de 2011, por la biodiversidad de la zona que comprende 57 mil 785 hectáreas distribuidas en 13 municipios, con la intención de iniciar el rescate de su flora y fauna.

Sostuvieron que eso poco les importó a los empresarios inmobiliarios de Cola de Lagarto, que en esta semana presentaron una nueva solicitud para instalar el fraccionamiento exclusivo y club de golf.

De entrada, dijeron que este proyecto viola la norma ambiental, al poner en peligro la fauna y flora endémica.

El Tentzo cuenta con 53 especies de aves, 21 de reptiles, 18 de mamíferos y 91 especies de plantas medicinales. Toda esta destrucción a cambio de un proyecto residencial de 222 casas tipo campestre y dos lagos, que solo beneficiaría a unos cuantos potentados en el estado.

Expusieron que según un estudio del Instituto Geológico y Minero de España se requiere de mil 500 y 2 mil metros cúbicos al día de agua, lo que representa entre 150 mil y 300 mil metros cúbicos de agua al año.

En resumen, dijeron que el mantenimiento de un campo de golf es el equivalente al consumo anual de agua de una población entre 150 mil y 200 mil habitantes.

Ante lo expuso, rechazaron rotundamente que la autoridad libere el permiso de impacto ambiental, que se pudiera otorgar a la precitada empresa, por los riesgo y daños antes mencionados.

Desde que inició el sexenio de Moreno Valle, reclamaron que ofreció cuidar el medio ambiente y crear varias áreas protegidas, pero no cumplió.

Por el contrario, señalaron que la administración del panista ha sido carente de políticas públicas en la materia, y ha cometido varios ecocidios como el del Aviario del Parque Ecológico “Revolución Mexicana”, el Parque Flor del Bosque y ahora con la tala de 800 árboles en el Bulevar Hermanos Serdán, para priorizas obras como ciclovías elevadas y la privatización de los espacios públicos.