Es “guerra sucia” decir que mi equipo de campaña está involucrado con banda de asaltabancos: Claudia Rivera

FOTO: esimagen / Ángel Flores

La abanderada de Morena, Claudia Rivera Vivanco, se deslindó de las acusaciones de tener vínculos con una banda de asaltabancos en Puebla, tras asegurar que se trata de una estrategia y guerra sucia en su contra, por ir como candidata “puntera” a la alcaldía de la capital.

Lo anterior, en respuesta a la publicación en algunos medios de comunicación donde se asegura que uno de sus coordinadores de campaña, el ex priista Ollin Rivera Moreno, es hermano de Jesús Huemac, quien ha estado en prisión por participar en el asalto a seis bancos en los últimos siete años.

Al término de su participación en el Conversatorio en la Universidad Iberoamericana de Puebla (UIA), Claudia Rivera dijo que se trata de un golpeteo de “la mafia en el poder” en contra de su candidatura porque va arriba de las preferencias electorales.


En entrevista, la izquierdista admitió que Ollin Rivera es uno de sus coordinadores, quien ha hecho bien las cosas, pero aclaró que eso nada tiene que ver con su hermano.

“No conozco a su hermano, a Ollin lo conocí el año pasado y confío en él”, destacó, luego de señalar que su hermano Jesús tendrá que responder por sus actos a las autoridades.

De llegar al gobierno de la capital, advirtió que habrá investigación para determinar si es responsable de los delitos que se le imputan.

Ollin Rivera Moreno tiene acusaciones públicas de haber sido aviador en la preparatoria “Benito Juárez”, incorporada a la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), durante la gestión del ex rector Enrique Agüera Ibáñez.; además de ser operador político del priista Javier López Zavala.

Por otro lado, Claudia Rivera reprobó el actuar del panista Eduardo Rivera Pérez, a quien acusó de violentar las reglas de manera arbitraria, por decidir participar de última hora en Conversatorio efectuado este martes en la Universidad Iberoamericana.

La abanderada por la coalición “Juntos Haremos Historia” agradeció a la comunidad universitaria por el esfuerzo y propiciar el ejercicio democrático; sin embargo, a su juicio faltó disposición del resto de los actores políticos.

A diferencia de sus contrincantes, destacó que el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) es el único partido que cuenta con un proyecto de una ciudad incluyente y articulado con los diferentes niveles de gobierno.

De ahí, dijo, su interés de aprovechar todos los espacios para exponer su plataforma de gobierno ante la ciudadanía y los universitarios, a quienes exhortó a sufragar a favor de la izquierda en Puebla.

En el caso de su adversario, el panista Eduardo Rivera Pérez, reprochó que las reglas del Conversatorio fueran claras, las fechas de inscripción cerraron la semana pasada y solo confirmó su participación el priista Guillermo Deloya y ella.

Junto a Eduardo Rivera también apareció, exigiendo participar, la candidata de Nueva Alianza (Panal), la activista Ernestina García Chávez.

A diferencia del panista, la candidata de Morena dijo que ella sí dará la cara y de frente a la ciudadanía.

Aclaró que no se opone al intercambio de ideas, sin embargo, acusó que Eduardo Rivera evidencia que no respeta las reglas y, de manera arbitraria y recurriendo al amiguismo, participa en conversatorio en la universidad privada.

Incluso, refirió, que pena que la universidad pública no quiso ampliar el debate de ideas al resto de los contendientes a la alcaldía, cuando el Consejo Municipal del Instituto Electoral del Estado (IEE) determinó cancelar el único ejercicio que estaba previsto previo a las elecciones del 1 de julio.

Por esta razón, destacó, decidió impugnar dicha cancelación ante el Tribunal Electoral, lo cual reconoció difícilmente podrá desarrollarse, pero dejó constancia de su inconformidad por exigir respeto a los derechos de los ciudadanos.