CINISMO Y MENTIRA

Desde el Centro Nacional de Comunicación Social (CENCOS), ayer el Consejo Tutunakú en Defensa del Río Ajajalpan, denunciaron que la Secretaría de Energía (SE), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la empresa Deselec Comexhidro, han mentido al asegurar que los pueblos que serán afectados por el Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1 fueron consultados y aprobaron su realización.

Simultáneamente, la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) hizo un llamado enérgico al Poder Ejecutivo que encabeza el panista Rafael Moreno Valle para que respete la lucha de oposición que los pueblos de la Sierra Norte realizan contra minas, hidroeléctricas y otros megaproyectos, además de que garantice la integridad física de los vecinos y activistas que los apoyan

El contubernio que hay entre las empresas que tienen concesionado buena parte del territorio en la Sierra Norte de Puebla y las autoridades federales, estatales y en muchos casos municipales es evidente y llega hasta el punto cínico y vergonzante de pretender fingir que las comunidades indígenas de la zona están prestas a apoyar la llegada de proyectos mineros, hidroeléctricos o de fracking, como si fueran ignorantes de los efectos nocivos de esas actividades.


Nuevamente el sistema económicopolítico cómplice de la explotación humana y de la depredación de la naturaleza, se vuelca en contubernio sobre los pobladores que ante el criterio inmediatista y usurpador, incurre en las mañas más oprobiosas y deleznables, como poner trampas o de plano diseñar un entramado de engaños a fin de tratar de cumplir con un requisito de ley.