En 13 días, cinco mujeres fueron asesinadas en Puebla; una de ellas estaba embarazada

En 13 días, se perpetró el quinto homicidio violento contra una mujer en el estado de Puebla, de los cuales las autoridades estarían investigando al menos cuatro casos como los primeros feminicidios de 2018, entre los que se encuentra una joven de Tehuacán que estaba embarazada, y otras más que fue secuestrada y por quien pedían medio millón de pesos para su liberación.

Mientras el jueves una mujer fue encontrada semienterrada, degollada y con signos de tortura, en Palmar de Bravo, dos mujeres que eran empleadas domésticas en una casa ubicada a una calle de distancia del zócalo del municipio de Tehuacán, fueron brutalmente asesinadas.

Ambas fueron identificadas como Lorena, de 33 años y Luisa, de 26, quien estaba embarazada.


Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE), que encabeza Víctor Antonio Carrancá Bourguet, sostuvo que el asesinato de Leticia Andrew, de 60 años de edad, en la ciudad de Atlixco, ocurrió el pasado 31 de diciembre, y no el pasado 7 de enero.

Esto significa que la dependencia estatal admite que en Puebla se incrementó a 102 los feminicidios en el cierre de 2017.

El primer feminicidio del año ocurrió el pasado domingo 7 de enero, cuando pobladores hallaron el cuerpo sin vida de María Matilde, en aguas de la presa de Tenango de las Flores.

Familiares identificaron a la mujer de 27 años de edad, quien fue degollada y presentaba varias puñaladas en todo el cuerpo.

La joven era originaria de Tenango de las Flores, y trascendió que su esposo estaría prófugo de la justicia, por lo que es señalado como el principal responsable del crimen.

Mientras que la tarde del pasado jueves, una mujer de aproximadamente 25 años, quien fue identificada como Rocío, fue degollada y su cadáver hallado semienterrado en terrenos de cultivo en la comunidad de Cuesta Blanca, en el municipio de Palmar de Bravo.

Según los primeros indicios, la víctima presentaba lesiones en el cuello así como signos de tortura en el cuerpo perpetrados por un comando que días antes la secuestró en la misma localidad.

Sus captores decidieron acabar con la vida de Rocío, luego que la familia entregó la cantidad de 150 mil pesos, para lograr la liberación de la mujer.

No obstante, los agresores decidieron acabar con la vida de la muchacha, a quien torturaron y la videograbaron para enviar las imágenes a su familia, a fin de lograr un rescate mayor al medio millón de pesos.

En el último lustro, 2017 fue el año más violento en el estado de Puebla con el reporte de 102 feminicidios al cierre del año, es decir, se perpetró en promedio dos asesinatos por semana.

Esto ubica a Puebla en los primeros lugares a nivel nacional por el número de crímenes, desde que se tipificó el delito en el estado en 2012.

Antes de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) presentara un pliego de observaciones en junio de 2016 al gobierno del estado, los juzgados sólo habían sancionado a una persona por ese delito.

En un comparativo con el año pasado, en la entidad poblana se presentó un incremento de 17 homicidios de mujeres, pues en 2016 se registraron 81 asesinatos.

Esto además significa un aumento de 20 por ciento de los feminicidios entre un año y otro.