Científicos de la UAP identifican propiedades cicatrizantes de la hidroxiapatita

Al buscar aplicaciones farmacológicas de la hidroxiapatita (HAP), un material biocompatible y bioactivo con funciones probadas científicamente en la regeneración de huesos, investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP identificaron propiedades de este mineral para la cicatrización de heridas. Es decir, en la regeneración celular de primer grado o un efecto de regeneración epidérmica, que hasta el momento no se había estudiado.

Albino Moreno Rodríguez y Genaro Carmona Gutiérrez, académicos de la FCQ e integrantes de este proyecto, probaron en un modelo animal que la HAP sintetizada a 40 centígrados, no solo contribuye a la regeneración y desarrollo de tejidos óseos, sino también favorece la cicatrización de heridas cutáneas, como raspaduras o quemaduras de primer grado.

Si bien hay remedios y fármacos comerciales para la regeneración celular de heridas y quemaduras de primer grado, no existía hasta el momento una investigación que indique la acción cicatrizante de la hidroxiapatita. Por esta razón, su proyecto titulado “Actividad cicatrizante de nanomateriales de hidroxiapatita con extracto de ThL–80 en ratas normoglicémicas” posee una solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).


Su proyecto científico beneficiará a las personas que presenten quemaduras de cualquier grado o heridas de diversos tipos, por lo que su impacto es de gran alcance, prácticamente global. El uso de la HAP supone procedimientos más económicos y sencillos que los que implican los materiales más utilizados, situación que suma ventajas competitivas al trabajo de los académicos de la UAP.

Desde hace dos años, en el Laboratorio de Química General, los doctores Moreno Rodríguez y Carmona Gutiérrez han estudiado la hidroxiapatita por sus diversos usos. En su forma natural, este mineral se encuentra como constituyente de algunas rocas; en dientes y huesos, confiriéndoles su dureza característica.

La HAP, o sus precursores, también se pueden encontrar en exoesqueletos, como el de la estrella de mar Mellita sp, corales marinos, esqueletos de los vertebrados, en el esmalte y dentina de los dientes y en especies bovinas y porcinas.

El doctor Carmona Gutiérrez explicó que en su laboratorio la obtienen mediante el método de precipitación química, a partir del óxido de calcio, ácido fosfórico y agua desionizada, con la regulación del pH –coeficiente que indica el grado de acidez o basicidad de una solución acuosa– por encima de 9.