“Chupaductos” tuvieron a 6 soldados como rehenes, luego de enfrentarse con el Ejército

Foto archivo/Foto Martín Ladino Carrera

San José Bella Vista. La noche del martes ocurrió un fuerte enfrentamiento entre delincuentes que se dedican a robar combustible de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y elementos del Ejército mexicano. Los llamados “chupaductos” tomaron como rehenes a seis soldados y luego los liberaron. Tanto las autoridades municipales de Palmar de Bravo, como de esta junta auxiliar mantienen gran hermetismo y se niegan a hablar del tema.

Los pobladores también mostraron temor para hablar del caso, pero hubo quien señaló que se escucharon disparos durante lo noche, justo cuando los militares del 80 Batallón de Infantería, con sede en Panotla, Tlaxcala, identificaron a un grupo de personas que robaban el combustible.

De acuerdo con datos extraoficiales, los hechos ocurrieron en la carretera Santa Cruz Monterrosas; al verse descubiertos los delincuentes comenzaron a disparar a los soldados, quienes respondieron al ataque, en el que resultaron lesionadas tres personas, dos militares y uno de sus atacantes.


De ese cruce de fuego se reportó un lesionado de nombre Irvin Jonathan Mirón Coeto, de 20 años de edad, quien presentó un impacto de bala a la altura del abdomen, quien fue ingresado a la sala de urgencias de un hosoital en Tecamachalco; al parecer se trata de uno de los “chupaductos”.

Las versiones indican que tras el enfrentamiento a tiros los delincuentes retuvieron durante algunas horas a seis integrantes del Ejército mexicano, a quienes liberaron cerca de las 10 de la noche, cuando ya llegaban refuerzos de la Policía Federal Preventiva.

Sin embargo, las autoridades de Palmar de Bravo negaron información al respecto, señalando que todo eso ocurrió en una comunidad que no pertenece a su municipio, sino a Quecholac.

El jefe de grupo de la Policía Municipal, David Pérez Ramírez, sostuvo que no se enteraron del enfrentamiento, porque el Ejército es muy reservado en esos asuntos y jamás les notifican de sus operativos.

Fue el único funcionario que atendió a los medios de comunicación en el ayuntamiento, donde se dio a conocer que el presidente municipal, Pablo Morales, se encontraba ausente por un viaje que hizo a la capital del estado.

Por su parte el presidente de esta junta auxiliar, Marcelo Rubén Ramírez Gordillo, aclaró que si forman parte del municipio de Palmar de Bravo y refirió que esta es la segunda ocasión en que se da un enfrentamiento de ese tipo, aunque en un primer momento dijo no tener información de lo que ocurrió la noche anterior.

Ramírez Gordillo reconoció que existen lugares en los que hay evidencias de que los ductos de Petróleos Mexicanos son ordeñados, pero no hay datos precisos de quienes son las personas que cometen ese ilícito.

Hay miedo entre los habitantes, a ello obedece el hermetismo, señaló, al tiempo de resaltar que en San José hace falta una base fija del Ejército, para que vigile con mayor constancia la población y sus alrededores.

Un fuerte olor a gasolina se puede percibir en la carretera que va de Bella Vista a Santa Cruz, zona en la que también es notoria la presencia de personas, en distintos puntos del camino, a quienes los pobladores señalan como los que se dedican a la ordeña de ductos de Pemex, aunque aclararon enfáticamente que no se sabe quiénes son esas personas, ni de dónde llegan.

También hicieron notar que no fue normal la cantidad de elementos de la milicia, así como de la Policía Federal, que este miércoles hicieron recorridos tanto en la cabecera municipal como en la junta auxiliar, además de la carretera que comunica a ambas poblaciones.

Durante la mañana reportaron que un helicóptero cuyos tripulantes llevaban cámaras de video, hizo varios sobre vuelos en San José Bella Vista; al parecer con el objetivo de tomar imágenes de la zona.

Luego de lo ocurrido el martes en varios puntos de la entidad se montaron operativos en busca de la banda que enfrentó a los militares, pero al cierre de esta edición no se había logrado dar con los responsables del ataque.

Tampoco se emitió ningún comunicado por parte de las autoridades municipales, estatales o federales, sobre los hechos ocurridos en esta comunidad, por lo que se desconoce si realmente hay soldados heridos.

La presencia de delincuentes dedicados al robo de combustible en esta población no es nueva; en noviembre del año pasado provocaron una fuga de combustible, al perforar un ducto y no poner la válvula correctamente.

En 2015 varias unidades con combustible robado fueron detectadas en esta región, algunos de los delincuentes fueron detenidos, pero hubo otros casos en los que solo se logró recuperar el hidrocarburo.