Chomsky en Puebla: critica el TLCAN y advierte de las desventajas para México

Noam Chomsky en Puebla. Foto Jafet Moz / esimagen.com.mx

Noam Chomsky criticó el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), cuya quinta ronda de negociaciones concluyó la semana pasada, advirtiendo que México está en desventaja ante Estados Unidos, particularmente en los asuntos del agro.

Durante su participación en La Ciudad de las Ideas, el domingo pasado, el filósofo criticó los acuerdos multilaterales como el TLCAN, señalando que en realidad no benefician a los habitantes de los países que de ellos participan, sino a las transnacionales, pues son cabilderos e inversores quienes diseñan las cláusulas y obviamente solo velan por los intereses de sus capitales, soslayando la suerte del resto de la sociedad como “externalidades”.

A México le tocan las migajas del TLCAN. Solo beneficia a grandes empresarios nacionales y transnacionales. Los demás perdemos.
A México le tocan las migajas del TLCAN. Solo beneficia a grandes empresarios nacionales y transnacionales. Los demás perdemos.

“Los tratados de libre comercio no lo son, están diseñados por ejecutivos corporativos, inversores que buscan su propio interés, son convenios de intereses”, manifestó Chomsky y puso como ejemplo el TLCAN, sobre el cual aseguró los campesinos mexicanos jamás podrán competir con la agroindustria de Estados Unidos, pues ésta recibe enormes subsidios de su gobierno.


De hecho, mencionó que las legislaciones de los países ya son manejadas a través de cabilderos e inversionistas, por las grandes corporaciones, las cuales se oponen, por ejemplo, al aprovechamiento de la energía solar y están haciendo todo lo que está a su alcance para dificultar su uso gratuito.

En el caso del libre mercado, aseveró que en los hechos es inexistentes y en todo caso se puede hablar de un “semimercado”, porque las corporaciones no compiten por sus propios medios sino que son alimentadas con subsidios.

Cuando a Noam Chomsky le preguntaron esta tarde qué se le venía a la mente al escuchar el nombre de México, el célebre pensador contestó: “Muy lejos de dios y muy cerca de Estados Unidos”, provocando aplausos y vítores de quienes lo escucharon.

En el auditorio Metropolitano de Puebla Chomsky disertó acerca de las crisis que ponen en peligro la sobrevivencia de la humanidad.

El peligro de la guerra

Por principio de cuentas se refirió al riesgo de una guerra mundial, pues aunque se ha dado por concluida la Guerra Fría, los países están más armados que nunca y hacen ostentación de sus arsenales con el propósito de amedrentar a sus enemigos.

“Todavía recuerdo ese 6 de agosto de 1945” indicó Chomsky al hablar del bombardeo atómico a Hiroshima. El filósofo rememoró que estaba en un campamento de verano y que la muerte de miles de personas en Japón “a nadie le importó, salí solo a caminar y desde entonces he seguido el comportamiento temerario por parte de los líderes políticos”.

El cambio climático

En seguida habló sobre el cambio climático, advirtió que es responsabilidad de las grandes transnacionales y que el aumento de las temperaturas acarreará peligros que hasta ahora han sido desconocidos para la humanidad. Puso como ejemplo el derretimiento del permafrost, que podría liberar bacterias prehistóricas con las que no se sabe cómo lidiar.

“En el caso del cambio climático los signos ya están, la ciencia ha demostrado las consecuencias”, declaró.

“Hay consecuencias lineales posibles como las enormes cantidades de carbón que se van a liberar, así como metano que es letal, ante la posibilidad de escalar el deshielo”, indicó.

Añadió: “Decenas de millones tendrán que huir, y esto es responsabilidad de las sociedades ricas y desarrolladas que son las que crearon este problema que está generando un efecto devastador contra las clases pobres”.

Indicó que “no se sabe si hay bacterias enterradas con las que nunca hemos tenido contacto, porque se remontan a millones de años, cuando se liberen no sabemos qué va ocurrir”.

Resaltó que la Comisión Nacional del Cambio Climático en Estados Unidos ha alertado sobre de que el nivel del mar se eleve hasta dos metros en este siglo, lo cual ha sido negado sin ningún sustento científico por el gobierno de Donald Trump.

Para poner un ejemplo, Chomsky pidió al público imaginar a la ciudad de Nueva York absolutamente bajo el agua.

“El Estado más importante en la historia de la humanidad está rehusando participar para enfrentar el problema”, acusó el profesor del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés”.

Apuntó entonces que “el país más poderoso se está confrontando con el mundo entero y se ha quedado solo por haber querido avanzar en el camino de la destrucción del medioambiente”.

En esa lógica, se refirió a las emergencias que ya se padecen en lugares como Bangladesh o el Congo son resultado de la explotación irracional de los recursos naturales por parte de las corporaciones trasnacionales.

Añadió que las olas migratorias tienen su explicación en los dos siglos recientes, por ejemplo, en el Congo, que primero fue devastado por los belgas y luego, cuando se instituyó un gobierno democrático, los Estados Unidos y Europa apoyaron su derrocamiento hasta que se instalaron gobiernos que les permitieron saquear a esa nación.

Hoy hay una extracción incontrolable de minerales en el Congo para fabricar piezas para el Iphone, y la destrucción es tal que la gente tiene que migrar. Estas crisis humanitarias, lejos de ser atendidas por Occidente son repelidas: los europeos prefieren que la gente que viaja de África a su continente, perezca en el mar Mediterráneo y lo mismo pasa en el caso de Estados Unidos, México y Centroamérica, aseveró Chomsky.

Trump, hábil para engañar

Sobre Trump, Chomsky señaló que es un hombre que es diestro para embaucar y que no le da mucho crédito a sus declaraciones y desplantes, las cuales tienen el objetivo de colocarlo como foco de atención y fortalecerse ante su base electoral, que equivale a un tercio de los votantes estadunidenses, son extremadamente conservadores.

“Es un hombre muy hábil para el engaño, tiene actitudes muy totalitarias, pero esto le ha servido para controlar a sus seguidores, que tienen fe en su dios, es decir el presidente estadounidense.

“Lo realmente importante es que mientras Trump logra la atención hacia su persona, el Partido Republicano está desmantelando los beneficios federales en apoyo a la población: ese partido es a mi parecer la organización más peligrosa en la historia de la humanidad”, aseveró.

Chomsky fue entrevistado en La Ciudad de las Ideas por el físico Lawrence Krauss y Andrés Roemer, el curador del acto. Los temas fueron los riesgos derivados del calentamiento global, la crisis migratoria, la falacia del libre mercado, el gobierno de Trump y la evolución humana.

El acto tuvo el talante de un programa televisivo de espectáculos en el cual Roemer apresuraba a uno de los más importantes pensadores del mundo contemporáneo a responder “rápido” y “con una sola” palabra a las preguntas que se le hicieron.