Cholula Viva y Digna:no hay permisos para intervenir cerca de pirámide

Cholula Viva y Digna

Con documentos oficiales en mano, integrantes del movimiento Cholula Viva y Digna, encabezados por el ex preso político Adán Xicale Huitle, desmintieron las declaraciones del delegado del INAH en Puebla, José Francisco Ortiz Pedraza, tras demostrar que el organismo federal no ha liberado ningún permiso para los trabajos que se efectúan en la zona arqueológica.

Esto refiere tanto para el parque de las siete culturas, y la intervención casi total del antiguo Hospital Psiquiátrico “Nuestra Señora de Guadalupe”.

Para sostener su dicho, presentaron copias de los oficios emitidos por el Consejo Nacional de Arqueología, donde confirma que “no existen permiso para la construcción del proyecto turístico, ni el parque denominado de las siete culturas”.


Por esta razón, señalaron que el gobierno de Rafael Moreno Valle incurrió en un ilícito al forzar la remodelación del entorno de la pirámide de Cholula, lo cual demandaron se paga con prisión.

Los señalamientos se hicieron este jueves en una rueda de prensa convocada por el movimiento frente al Patio de los Altares de la zona arqueológica, donde exigieron al gobierno federal intervenga y frene la destrucción del patrimonio de Cholula.

Incluso, advirtieron que la agrupación está valorando si interponen una denuncia penal.

La semana pasada, el delegado del INAH en Puebla, José Francisco Ortiz Pedraza, declaró que existen permisos para realizar las obras en la zona arqueológica, que corresponden al proyecto del parque de las siete culturas.

Refutaron que Ortiz Pedraza es un mentiroso, pues tales permisos son inexistentes.

En ese sentido, retaron al funcionario federal que presente la documentación oficial o de lo contrario se cancele de inmediato los trabajos.

Aclararon que existe un permiso parcial expedido por el organismo, pero este explicaron prohíbe explícitamente la realización de excavaciones, las cuales se han hecho en la zona del hospital psiquiátrico y la construcción de la terminal del tren turístico.

Además reclamaron se finquen responsabilidades penales por haber actuado en absoluto desacato al Consejo de Arqueología del INAH.

Por su parte, el abogado Josué Xicale, integrantes del movimiento Cholula Viva y Digna, informó que las obras han avanzado en total impunidad, violentando con ello el artículo 47 de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

El litigante arguyó que tal violación a la ley sólo se paga con cárcel.

En junio pasado, ciudadanos organizados de San Andrés y San Pedro frenaron la maquinaria pesada que ingresó a terrenos agrícolas que circundan la pirámide de Cholula, sin autorización del INAH, con el fin de reactivar sigilosamente el proyecto parque de las siete culturas, a cargo del gobierno del estado.

Las irregularidades en el caso

Los miembros de Cholula Viva y Digna refirieron que el Centro INAH Puebla designó como supervisor a un pasante en arqueología, Arnulfo Allende Carrera, quien autorizó la realización de una serie de pozos, en abierto desacato a las indicaciones del Consejo de Arqueología.

Al respecto, el movimiento exhibió el oficio número 401.B(4) 19. 2015/36/0859, emitido por el Consejo de Arqueología, en el que se rechaza la propuesta de rescate arqueológico y se niega el informe presentado por el pasante.

Por lo tanto, argumentaron que las excavaciones no tenían vocación arqueológica sino que se hicieron en función de la instalación de infraestructura subterránea como drenaje, luz eléctrica y telefonía.

Cholula Viva y Digna en Pie de Lucha

Agregó que tampoco existen licencias para la construcción de la obra “Protección, conservación y restauración de la zona típica monumental en San Pedro y San Andrés Cholula”, que corresponde a la intervención del antiguo Hospital Psiquiátrico “Nuestra Señora de Guadalupe”, que se ubica junto a la pirámide.

El documento con folio número 20150336, confirma que el Consejo de Arqueología del INAH tampoco liberó permisos para la creación del Museo Regional del INAH, un restaurante y hasta un posible hotel al interior del edificio histórico del nosocomio.

Esto se argumenta de acuerdo con los mapas del proyecto que incluyen la instalación de tinas de hidromasaje y alberca, además de regaderas.

A decir de expertos en el tema, los trabajos en el Hospital Psiquiátrico incluyeron excavaciones en la zona protegida por decreto, además de la construcción de nuevos edificios y de infraestructura subterránea.

Al último, refirieron que con esta segunda obra en el mismo polígono del sitio arqueológico también se violó la restricción del Consejo de Arqueología, y el decreto de protección de la Zona 1, emitido en 1993.