Chinos rentan y cultivan tierras abandonadas por la inseguridad en la “Franja del Huachicol”

Debido al problema de inseguridad por el robo de combustible a ductos de Pemex, campesinos de las comunidades de Tecamachalco y Palmar de Bravo están rentando sus parcelas a chinos para la siembra principalmente de ejotes y lechugas, denunció Alejandro Carvajal, dirigente de la agrupación El Barzón en Puebla, durante la toma de las instalaciones de la Sagarpa en Puebla.

En entrevista, el líder de los campesinos informó que el motivo de la movilización de unos 200 pequeños productores a las oficinas gubernamentales, es en demanda del subsidio de diésel para maquinaria que trabaja el campo y de programas para recibir a por lo menos 300 mil poblanos migrantes que retornarán de los Estados Unidos de Norteamérica.

Los chinos están rentando tierras en la “Franja del Huachicol”, como se le conoce al hurto de hidrocarburo, debido a que las tierras se encuentran abandonadas debido a la inseguridad.




Carvajal precisó que los empresarios asiáticos están produciendo, llevan sus técnicos y sus semillas a estos predios, y pagan mano de obra barata.

Acusó que dependiendo del tipo de producción se están pagando a los poblanos, principalmente, invernaderos y terrenos con agua para riego.

En ese sentido, advirtió que se va a secar el campo y no habrá producción por la falta de un plan hídrico por parte del gobierno del estado, ante el embate de los “proyectos de muerte”.

Ante tal panorama, expuso que los campesinos “tienen que nadar contra la marea” para alcanzar algún beneficio que mejore sus condiciones de producción y competencia para incursionar en el mercado.

A nivel nacional, Alejandro Carvajal informó que son 300 mil campesinos están dentro del padrón que se verá beneficiado con el subsidio del diésel, mientras que a nivel local serían unos 5 mil productores.

Sin embargo, reconoció que el padrón es obsoleto pues cuenta con información desde el año 2010. “Es necesario que se actualice, porque no hay ninguna oportunidad de producir y mucho menos exportar”.

Asimismo, refirió que otro problema es que el 80 por ciento de la comercialización de acopio y producción de insumos son de empresas extranjeras, “así no tenemos salida porque dependemos de los precios internacionales”.