Cayó en 50 por ciento la producción de flor de terciopelo en la región de Tehuacán

Hasta en 50 por ciento bajó la producción de flor de terciopelo o moco de pavo, que es tradicional para la fiesta del Día de Muertos, informó el director de desarrollo rural en el municipio, Martín Zamora Meza.

La razón por la cual cayó en ese nivel la producción fue la falta de compradores, lo cual midieron el año pasado, cuando fueron alrededor de 60 hectáreas las que se sembraron, pero por la introducción de producto foráneo muchos de los agricultores se quedaron con todo su cultivo.

Casi la mitad de los productores no lograron vender su flor el año pasado, según declaró el director, quien dijo que la situación económica también pegó duro a las familias de la región, por lo cual no se consumió mucho en esos festejos.


El problema es que la venta de la flor no la pueden saber hasta 10 días antes de la fiesta de Todos Santos, pero la siembra se hace a finales de junio, por lo que quienes ahora sembraron, no saben si podrán tener clientes para su producto.

Ante la incertidumbre, la mitad de los agricultores que tenían ese cultivo optaron por sembrar maíz, pues señalaron que ese es un producto que les permite sacar, por lo menos, su inversión, lo que no ocurrió en el 2015 con la flor de terciopelo.

La competencia principal llega desde Atlixco, según explicó el funcionario, al señalar que por esa razón no habrá desabasto de flor de terciopelo en la próxima temporada de muertos, ya que seguramente llegará la producción de esa zona.

San Diego Chalma y San Pablo Tepetzigno son las juntas auxiliares de Tehuacán que en estas fechas sembraban la flor, ahora esos terrenos de cultivo tienen su plantas de maíz, con la esperanza de que eso sí lo puedan vender.

El director aclaró que no fue por un costo elevado que la venta del año pasado resultara tan baja, pues en realidad el precio de la flor fue económico, ya que alcanzó los 30 mil pesos por hectárea.

La demanda de la población será la que decida si para 2017 los campesinos optan por retomar ese cultivo, de modo que tendrán este año para hacer un balance.