Carta de Genaro Vázquez al movimiento estudiantil de 1968

A los estudiantes

Campamento Revolucionario  “José María Morelos y Pavón”

Montañas del Sur, Gro. 1 de agosto de 1968


Compañeros estudiantes

Como todo el pueblo de México y como ciudadano interesado en el desenvolvimiento político y la lucha de liberación de nuestro país, he estado atento tanto de la criminal represión realizada por el gobierno diazordacista contra el estudiantado como de la magnífica y heroica explosión de combatividad de las grandes masas de estudiantes en justa y acertada respuesta a la violencia policíaco-militar del gobierno de la oligarquía. Naturalmente, como todo el pueblo de México, a la Asociación Cívica, organismo popular que represento, expresa su repudio a la represión gubernamental y su pleno apoyo a las demandas estudiantiles. En Guerrero, las fuerzas democráticas luchamos por la libertad y el bienestar del pueblo, al igual que el estudiantado de la Ciudad de México, hemos levantado a las grandes masas populares en respaldo de sus demandas de democratización política, así como de justicia y bienestar; mas al igual que a los estudiantes de México, hoy, se nos ha contestado con la persecución, el encarcelamiento, el asesinato político de nuestros dirigentes e incluso al abierto masacramiento por las fuerzas del gobierno local y de la federación.

Lo anterior, más los hechos verdaderamente simples que motivaron el inicio de la brutal represión policiaco-militar al estudiantado, sí se observa correctamente, manifiestan con claridad que estamos frente a un método político de violencia sistematizada propio de las fuerzas que nos gobiernan, al cual hay que combatir consciente y organizadamente.

Por lo mismo y en cumplimiento de mi deber como combatiente revolucionario por la liberación de nuestró país, me veo en la necesidad de hacer algunas reflexiones acerca de nuestra situación política con el sincero deseo de que junto al criterio de ustedes, compañeros estudiantes, se haga una mayor claridad respecto del camino a seguir, asegurando la continuidad de vuestra lucha e integrándola en el combate revolucionario de nuestro pueblo.

La revolución democrático burguesa de 1910 en nuestro país, al tomar su dirección política los capitalistas y terratenientes feudales pro imperialistas, sólo aseguró los beneficios del poder y las riquezas nacionales para unos cuantos, mientras se relegaba al sometimiento político, al hambre y la miseria a los obreros, campesinos y amplias masas del pueblo trabajador que constituyen las mayorías de nuestra Patria. Esto se concretizó con la fundación del estado neo porfirista que a la fecha viene gobernándonos con el grave resultado de injusticias, hambre, miseria creciente y del anulamiento más grosero y brutal de las elementales normas democráticas, en detrimento de los obreros campesinos, estudiantiles y de la casi totalidad del pueblo de México.

Así también hemos visto cómo la clara actitud antinacional que la oligarquía de capitalistas y terratenientes feudales que nos dominan políticamente, hipotecan y entregan la Nación a sus aliados los imperialistas norteamericanos, quienes nos saquean y nos hunden en vergonzoso coloniaje.

Desde luego tales intereses de explotación y de entrega antinacional de la Patria, en forma cada vez mayor a los intereses de saqueo y dominio del imperialismo norteamericano, por parte de la oligarquía gobernante son contrapuestos y chocan con los intereses del noble y gran pueblo mexicano, que a través de sus mejores hijos, obreros, campesinos, estudiantes y de la amplia masa de trabajadores en general luchan con denuedo y gallardía ejemplares contra dichos intereses opresores.

Hoy son las grandes masas de nuestros compañeros los estudiantes, quienes con su combate revolucionario  reiteran que la política de explotación proimperialista de la oligarquía dominante es contraria a los intereses de las mayorías populares que reclaman la aplicación de una política de progreso, bienestar, y de plena liberación para las mayorías del pueblo. En el fondo estas son las cuestiones del debate. Ello se corrobora cuñando se observa que la oligarquía históricamente ha llegado a su desarrollo; ha madurado su conciencia como instrumento de los explotadores internos y externos; ha consumado lógicamente también su método de dominio político, o sea el crimen y la represión sangrienta al pueblo, sólo así, sabe cumplirán fielmente con su misión de servir a los intereses de os explotadores ante el creciente despertar y justas exigencias del pueblo. De nuestra parte, los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales progresistas y las grandes masas trabajadoras del pueblo también debemos entender que los campos se han deslindado en definitiva, que la libertar y el progreso de las mayorías populares no los garantizan ni los darán nunca los capitalistas y terratenientes feudales, aliados del imperialismo norteamericano que nos gobiernan; y que es tiempo ya de crear nuestra propia dirección política revolucionaria que nos lleve al triunfo en nuestra aspiración de un orden de vida más justo y de plena libertad; mediante la revolución democrática, antimperialista y antifeudal, que en esta segunda etapa y bajo la dirección política del proletariado, deben llevarnos hacia el implantamiento del socialismo, como único régimen de vida que asegura la libertad y el bienestar de las mayorías trabajadoras del pueblo.

Sabemos que históricamente no existe la vanguardia política del proletariado y que en las condiciones actuales del ilegalidad política para la lucha por la liberación de nuestro pueblo no es posible crearla, y menos en la legalidad manejada por la oligarquía dominante. Mas está probado el poder irreductible de que son depositarios los pueblos cuando de lograr su libertad se trata, y los trabajadores y el pueblo mexicano tienen indudable capacidad para realizar sus objetivos de liberación. Probadas están en a liberación de otros pueblos las experiencias de formación de la vanguardia política del proletariado en alianza con los campesinos pobres del campo, en forma armada. Tal experiencia de crear la vanguardia política armada en el campo y desarrollar a partir de esta lucha armada del pueblo por su liberación es una perspectiva real, abierta en lo adelante en estas montañas del sur para todos los revolucionarios honrados de México que busquen de verdad la liberación de nuestra Patria.

Con estas reflexiones, en nombre de las fuerzas democráticas que represento, expreso a ustedes compañeros estudiantes el sincero deseo de una mayor integración política en la gran tarea de liberación de nuestro país; y al manifestarles reiteradamente nuestro apoyo decidido a su justa lucha les pido una mayor precisión de sus objetivos y el desarrollo de la táctica adecuada, a efecto de enfrentar eficazmente la violencia armada a que nos somete el gobierno de la oligarquía. Que no haga titubear la conciencia y capacidad combativas adquiridas por el estudiantado en esta jornada de lucha ejemplar, las máscaras de la falsa legalidad burguesa, al recurrir con toda urgencia a las manifestaciones controladas y dirigidas por los encargados burgueses de las direcciones de los máximos centros de cultura nuestros, que con ello quede claro solamente ante el estudiantado la desesperación de la oligarquía y la gran fuerza y efectividad del combate revolucionario de los estudiantes. Tampoco encuentren eco las posiciones mediatizantes del mal llamado Partido Comunista Mexicano, cuyos chalaneos políticos con el régimen actual y su blandengueo politiquero, manifestados en la presente lucha lo exhiben como simple rótulo usado constantemente para traicionar la verdadera lucha revolucionaria del pueblo mexicano. En los hechos de esta gran jornada de combate estudiantil queda claro que la violencia y represión armadas de las fuerzas reaccionarias que nos gobiernan solo se puede contestar con eficacia y victoriosamente en forma también armada, crear la organización de combate armado para tal efecto será el paso consecuente a dar por los estudiantes revolucionarios conscientes de su responsabilidad histórica: tal es el camino correcto señalado por la experiencia de lucha victoriosa de otros pueblos. Los revolucionarios de esta entidad federativa lo hemos iniciado y los combatientes todos del país, entre ellos los estudiantes de clara convicción revolucionaria, tendrán que recorrerlo, ciertamente no por propia voluntad sino porque aquello nos empuja el brutal anulamiento de las libertades democráticas por la oligarquía pro imperialista que gobierna el país.

Adelante estudiantes de México, seguid vuestra justa lucha. El pueblo está con ustedes en sus propósitos revolucionarios lograr la liberación de México y una Patria nueva o morir por ella.

Con saludos revolucionarios,

Genaro Vázquez Rojas.

Entrevista a Luz María Telumbre, mamá de Christian Alfonso Rodríguez desaparecido de Ayotzinapa

Las mujeres de Ayotzinapa (13)

Tryno Maldonado, El Sur, 31 julio, 2018

Mi nombre es Luz María Telumbre Casasrubias. Mamá de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre. A partir del 26 de septiembre de 2014 para nosotros todo cambió. Cambiaron por completo nuestras vidas. De ser una familia muy unida, muy apegada, nos hemos tenido que dividir a consecuencia de esto. Yo estuve en la lucha casi año y medio. Tuve que dejarla por lo mismo. Tengo otras dos hijas más que mantener en la escuela.

Pues sí, a lo mejor hemos tenido apoyo de organizaciones, de la gente… Pero sólo al principio. Después fue disminuyendo. Teníamos que ver cómo solventar los gastos de la casa. A consecuencia de eso yo me he quedado a trabajar para que mi esposo y mi hermana salgan a difundir. No hemos dejado la lucha. Yo me he quedado en la casa. Pero la lucha no se ha dejado en ningún momento.

A consecuencia de esto, una de mis hijas ya no siguió estudiando. Todo se nos complicó. Le faltaba casi un año para terminar como maestra de telesecundaria cuando desaparecieron a su hermano. Un día nos sentamos a platicar. “Yo definitivamente siento que las letras no me entran, mamá”, me dijo. Ella era muy apegada a su hermano. Dejó de comer. Quedó muy flaquita. Empezó a cambiar. Me decía que yo no la quería porque mucho me iba a las actividades y a las búsquedas con los padres de familia. Como tú sabes, eran días que nos íbamos. No era de un día o medio día. Días y días en las búsquedas. Me tocaba dejarlas. Y ellas también resintieron la ausencia de nosotros. Después dije: “Me tengo que quedar por esta chiquita”.

No sé. Todo ha sido como… como que dio una vuelta a mil por hora nuestras vidas.

Como tú sabes, las teles nos tienen embobados. Antes veíamos la televisión y todo era bueno sobre los políticos. En una ocasión quisimos manifestarnos afuera de Televisa para decir cuál era nuestra versión, nuestro sentir. Nos impidieron el paso con policías. Entre iglesias, igual. También quisimos ir a la Basílica de Guadalupe para estar un rato. Nos impidieron el paso. La misma gente de la iglesia no nos ha dejado entrar. Todo esto es una corrupción de parte de las televisoras, de parte del gobierno y de parte de la iglesia. A lo mejor todavía creo en Dios. Pero en la iglesia no. Nos han hecho muchas cosas. Me tocó ir con otras cuatro madres de los 43 desaparecidos a Washington y a Filadelfia. Iba a estar el papa Francisco. Le hicimos llegar una carta. Pedimos audiencia. Que por lo menos fuéramos escuchadas de lejos. Lo vimos como de aquí a la esquina, a unos 15 metros. Él se alejó sin decir palabra. No lo pudimos ver de cerca. Él sabía quiénes éramos nosotras. Gritamos consignas. Hizo como si no nos viera. Al menos como católico que según cree en Dios, se hubiera pronunciado por las familias de Ayotzinapa. No hizo ningún pronunciamiento.

A consecuencia de esta lucha, nosotras hemos abierto nuestros ojos.

Como tú ves, tengo mis santitos. Ahí está su foto de mi hijo. Igual a veces voy a la iglesia. No tanto a misa, pero sí a decirle a Dios que nos ayude. Mi esposo me dice: “Ya no creo en Dios”. Él ha renegado mucho a consecuencia de estos tratos que nos han dado. Él dice que Dios no habría de querer nada malo para sus hijos. Está indignado, muy enojado con Dios.

Todo esto nos ha arrastrado por muchas cosas. En verdad. Él al principio me decía: “Yo me quiero morir”.

Luz María llora. Silencio.

No sé cómo explicarte. A lo mejor yo he agarrado fuerzas porque quiero ver a mi hijo. Pero también me he sentido muy mal. Le digo a mi marido: “Mira, qué compromiso me vas tú a dejar… A lo mejor tus hijas están grandes, pero te necesitan. Tú eres un apoyo para mí. Mi sostén. Si te pasa algo es como si me quitaran una mano, o un pie”.

“Quiero que te vayas a la lucha. Eso que sea tu trabajo”, le dije.

Que somos unos necios, que estamos locos, porque no hemos dejado la lucha. La propia gente nos dice muchas cosas. Que ya somos ricos. Que tenemos mucho dinero. Que por eso no queremos dejar la lucha. ¿Tú crees que si nosotros tuviéramos dinero yo estaría aquí trabajando? Todo eso a nosotros nos ha afectado. A veces no salgo. Prefiero no saber chismes de la gente. Prefiero quedarme en casa. En vez de que te den una palabra de aliento, te hacen sentir mal. Aquí mismo en el barrio: para Tixtla, aquí mismo, los 43 muchachos ya no existen. Ya no se pronuncian, ya la gente nos toma como a locos. A nosotras esta vida no nos gusta. Ni nosotras la pedimos.

Si esto le hubiera pasado a cualquiera que fuera feliz con el dinero, ya lo hubiera aceptado desde cuando. Al principio se nos acercaron y nos ofrecieron mucho dinero. Gente del ex gobernador Ángel Aguirre. Como a los dos meses. “Pero yo no quiero nada de lo que me vienen ofreciendo. Ustedes dirán que mi hijo ya está pagado con lo que me ofrecen, pero mi hijo no tiene precio. Que sea la primera y última vez que ustedes vienen acá”, les dije. “Mi hijo no tiene precio”.

Mira, Tryno, desde esa fecha no dejo de sentir a mi hijo. Es como si te hubieran quitado un pedazo de ti. No puedes vivir tranquila ni un segundo. No hay ni un día que tú no pienses en él. Hay días que cualquier cosa me recuerda a él.

No sé si tú creas en eso, pero mi hermano ha visto a mi hijo. “Está vivo –me dice–. Puedo oírlo, pero no lo puedo ver. Lo he visto cerca del mar”.

www.elzenzontle.org

zenzontle@elzenzontle.org

zenzontle2004@gmail.com