Carlos Puigdemont no se escaquea

Puigdemont no se escaquea, se entrega voluntariamente ante las autoridades judiciales de Bélgica y se anota en la lista de las elecciones del 21–D.

“Cuando encuentres Sancho en pugna el derecho y la justicia,

inclínate por la justicia.”

Miguel de Cervantes.


Para el pueblo de Catalunya, independentistas o no. Con sincera solidaridad.

La situación en Cataluña no puede estar peor. Los efectos de una politiquería chabacana surgida desde el centro, que hacen que se denigre lo que Manuel Azaña concebía de la verdadera política: “es el estadio más elevado de la cultura”, se ha hecho nugatorio.

Con independencia de que el contenido del artículo 155 de la Constitución Española prevea de manera taxativa las facultades del gobierno para desaparecer poderes como de cierto terminó aconteciendo con los consellers del Parlament de Catalunya CPDeCAT, al ordenar la juez Carmen Lamela desde el Juzgado Central de Instrucción 003 de Madrid la encarcelación de quienes eventualmente pueden ser considerados como “presos políticos” dado el desaseo y la desproporción que se contiene en el auto de prisión preventiva sin derecho a libertad que ha caído como un balde de agua fría a los seguidores mayoritarios de la independencia Catalana de España, por los agresivos argumentos que se esgrimen en el proveído de marras, veamos: “…se prevén penas que pueden llegar a los 25 años de prisión el delito de rebelión (inexistente), 15 años de prisión el delito de sedición (inexistente) y ocho años del delito de malversación (absolutamente dudoso), por ello la medida de prisión es proporcionado al supuesto ante el cual nos encontramos…”. El aserto anterior no solo es desproporcionado, tratase de una rudeza innecesaria por parte de la juzgadora. Más adelante lo explicaré. Sigue argumentando la juez de los autos de manera totalmente subjetiva que: “… se aprecia también alta probabilidad de que los querellados puedan proceder a ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba, teniendo en cuenta los cargos que han ostentando hace sólo unos días en las principales instituciones del Govern de la Generalitat”. El anterior argumento deviene insostenible amén de la carga furiosa, desmedida, irracional y subjetiva de la juzgadora quien al parece responde al mandato y la grosera actitud centralista y no a su amplia capacidad de pronunciar el derecho con libertad y autonomía.

Los catalanes independentistas se duelen porque se encuentran privados de su libertad los consellers Oriol Junqueras vicepresidente, Josep Rull, Jordi Turull, Maritxell Borràs, Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa y Joaquim Forn, quienes además no alcanzan fianza por tratarse de delitos “graves” a criterio de la señora Lamela, quien decretó el cuestionado resolutivo, a mi parecer, plagado de irregularidades y excesos; por lo que hace al conseller Santi Vila, él sí obtuvo su libertad tras pagar una fianza de 50,000 euros, habida cuenta que, dimitidó a su cargo un día antes de la declaración unilateral de independencia, por sus siglas DUI, proclamada por Carles Puigdemont acogida por aplastante mayoría de la comunidad de Cataluña.

Los Consellers en un acto zafio y flagrante violación a sus derechos fundamentales y humanos, fueron trasladados en furgones policiacos a las cárceles de Estremera y Alcalá Meco, donde han expresado fortaleza y el deseo de seguir transitando por la ruta de sus ideales, independientemente del imperativo constitucional impuesto por el gobierno al aplicar el artículo 155 de la CE y de lo ilegal o no que pueda parecer el deseo de la mayoría de los catalanes que fue in crescendo desde hace muchos años y que anida hoy en las almas de jóvenes, no tan jóvenes y ancianas por lo que ellos consideran un derecho inquebrantable, cuyo origen es ancestral. ¿Las razones? Todos los españoles las conocen.

El auto, cuyo contenido, a mi parecer es desproporcionado y por tanto injusto, en coincidencia con una de las más talentosas y brillantes periodistas que hay en el orbe y a quien sigo desde hace muchos años por su gran inteligencia, Susana Griso catalanísima no independentista, pero objetiva e imparcial.

Por su parte, el proveído de la juez Carmen Lamela fue elogiado por unos y criticado por otros juristas, estos últimos con quienes coincido por lo que hace al violatorio auto de bien preso que hizo nugatorios uno de los derechos sustantivos –que no procesales– más importantes del ser humano. ¡La libertad!

Entre quienes apoyan parcial o totalmente el proveído de la juez Lamela, destaca la opinión del ex fiscal general Eligio Hernández Carrillo quien considera que la rebelión existe en tanto que: “… tratase de un estado antijurídico dilatado en el tiempo… de un hecho violento máximo e ignominioso, por haber usado a los niños de las escuelas como escudos humanos para impedir que se cumplieran resoluciones judiciales contra la recogida de las urnas… porque Puigdemont “alentó” a padres de familia y directores de los centros educativos para evitar el hecho…”, entre otras cosas que no comparto. A contra pelo sí comparto que: el auto de prisión preventiva sin derecho a fianza es totalmente desproporcionado, subjetivo y sin motivación exhaustiva como principio rector de cualquier resolución judicial, veamos por qué: no existe peligro alguno de evadir la acción de la justicia por parte de los consellers, muestra de ello es el hecho irrefutable de su comparecencia al llamamiento de la juez Lamela, quien pudiendo haber dictado medidas precautorias, preventivas o cautelares como la vigilancia personal de los imputados, el arraigo, el retiro de los pasaportes, cateo o registro de sus domicilios particulares, la juzgadora dio por sentado, a mi parecer, de manera injustificada que, por el hecho de que Puigdemont y cuatro consellers más se encuentren hasta hoy en Bruselas, Bélgica y no haber comparecido a su llamado, los formalmente presos, eventualmente lo harían; lo anterior representa un acto de total injusticia y violación a los principios de congruencia, equidad, veracidad y ponderación amén de que, desde mi particular punto de vista, los delitos de rebelión y sedición no se surten en la especie, porque la violencia requerida para que el tipo se encuadre debidamente, nunca fue desplazada o ejecutada por los consellers como lo considera el ex fiscal general Eligio Hernández Carrillo, por lo que hace a la sedición a mi parecer, tampoco existe el alzamiento tumultuario y por lo que hace a la malversación de fondos públicos que la interventora general ratifica, superan los 6 millones de euros, tampoco existe una motivación razonada en el auto que hoy puede ser el comienzo de un infierno en Cataluña y en gran parte de España como lo expresara el escritor Juan Manuel de Prada en el programa “Espejo Público”, lo que nadie desea acontezca en la península Ibérica; sin embargo, otros chillan y demandan que los separatistas abandonen sus ideales para convertirlos en apóstatas.

Por su parte, los medios han trascendido las noticias a retales y considero de manera sesgada en casi todos los casos, con sus salvas excepciones como sucede con la talentosa Susana Griso, conductora de “Espejo Público”, quien ha sido ecuánime, imparcial y aun no siendo independentista ha mostrado sensibilidad, inteligencia y principalmente veracidad en sus intervenciones.

Con independencia de lo anterior hemos tomado nota que un importante número de mexicanos, y seguramente de otros lares, se duelen por los acontecimientos independentistas y por la percepción que se tiene por familiares y amigos que se conocen entre sí aun a miles de kilómetros vista, que se sienten perseguidos y atropellados por sus anhelos separatistas, lo que no dudo ni un ápice después de lo visto (auto de prisión preventiva).

Mientras tanto, Carles Puigdemont se entrega voluntariamente ante las autoridades judiciales de Bélgica y se anota como el primero en la lista de las elecciones del 21–D en un acto de solidaridad y valentía tapando cientos de miles de bocas que contradicen sus actos de congruencia con sus ideales los que puedo no compartir por el tema del artículo 155 de la CE, empero nadie puede negar que el líder ideológico del separatismo no se escaquea ante los embates de surgen de la politiquería central.

Desconozco quien sea el asesor político de Rajoy, pero debe ser muy malo. En el escaparate internacional no conozco a nadie –que sepa de política– que lo que está haciendo Rajoy es crucificar, victimizar y convertir en héroes a las autoridades separatistas del Parlament. Anywhere . lo cierto es que Puigdemont con razón o sin razón, violando o no la CE no renuncia a sus ideales y así se expresa: “… no seremos nosotros los de las condiciones, los que pongamos trabas a nada, es hora de la política y la política se ha de hacer donde sea…” . Expresa el futuro victimizado y crucificado Puigdemont.

Que quede claro que no cuestiono la ilegalidad o no del vehemente deseo de la mayoría del pueblo de Cataluña por obtener la independencia y cuyos partidarios de aquella, temen un posible fraude electoral el próximo 21 de diciembre 21–D. Sería fantastic (en palabras de Serrat), tot un detall tot un simptoma d’urbanitat que no perdessin sempre els matexios, que guanyés el millor y que la força no fos la raó, que tot fos com és manat i ningú no manés, que arribés el día del sentit comú. Y yo agregaría: sería fantastic que els odi desapareguessin de la gent del poder per mai mes tornar, i el seny sínstal li a Espanya, i que la sang no arribi al riu.

(Trad.) Sería todo un detalle, un síntoma de urbanidad que no perdieran siempre los mismos, que ganase el mejor y que la fuerza no fuera la razón, que todo fuese como está mandado y que no mande nadie, que llegara el día del sentido común. Y yo agregaría: sería fantástico que los odios desaparecieran de las gentes del poder para nunca más volver y la cordura se instale en España, y que la sangre no llegue al río.

Estos son, creo yo los deseos no solo de todos los españoles y de aquellos que desean separarse de ese gran país con o sin razón porque, el fuego no puede combatirse con fuego, ni eclipsarse el sol cada día, porque los que seguimos este disenso internacionalizado hacemos votos por la paz y repudiamos el azote criminal de una barbarie y persecución sin sentido en contra de los ideales, jurídicamente válidos o no, que nos muestran a través de los “debates” radicalizados de unos y otro; que el apotegma dura lex sed lex en este siglo XXI, no tiene cabida y que la aplicación rigurosa del imperio de la ley debe atender a los principios de proporcionalidad, ponderación, verdad, equidad y no mandar un mensaje de persecución que victimice y haga mártires a quienes tienen derecho a gozar de las mínimas garantías que tutelan los derechos fundamentales que preconiza la Comisión Europea de Derechos Humanos en Bruselas, Bélgica, convertido con la presencia de Carles Puigdemont en el epicentro de este tsunami injustificado del que somos testigos a miles de kilómetros y que a todos nos duele. Amén.