Capturan al asesino de estudiante de la UPAEP y a su padre; tenía armas y 83 balas

El hombre que asesinó a tiros a un padre y su hijo que se resistieron al asalto a comensales de una pozolería el pasado 27 de mayo forma parte de una banda que cometió al menos 15 robos con violencia a restaurantes y otros negocios, misma que fue capturada, según informaron ayer autoridades estatales.

En la fecha señalada, aproximadamente a las 23:20 horas, ingresaron a la Pozolería Los Ángeles dos sujetos, uno de los cuales comenzó a despojar de sus pertenencias a los clientes. El joven Rafael Alfaro Espino, estudiante de Veterinaria y Zootecnia en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, se resistió al robo y golpeó a uno de los delincuentes con una botella en la cabeza.

Un video mostrado este lunes por las autoridades en una rueda de medios se muestra cómo el muchacho de 25 años de edad va a dar al suelo, forcejeando e intercambiando golpes con el ladrón. El padre de Rafael, del mismo nombre, al percatarse de la presencia del segundo sujeto, intentó detenerlo, pero este sacó un arma de fuego disparándole a quemarropa, quedando herido en el lugar y perdiendo la vida posteriormente en el hospital al que fue trasladado.


El mismo criminal después de disparar al progenitor, y aprovechando que Rafael hijo estaba en el suelo, se acercó y lo asesinó de un disparo en el pecho, para posteriormente darse a la fuga.

Tras las investigaciones por los crímenes, las corporaciones policiacas obtuvieron información de otros robos ocurridos con el mismo modus operandi, algunos de los cuales no se habían denunciado, por lo que se localizó a las víctimas y se les invitó a proporcionar diversos datos que permitieron complementar la carpeta de investigación respectiva.

Entre otras cosas, se estableció la intervención de otros sujetos, la utilización de tapabocas para evitar ser identificados, así como la utilización de diversos vehículos, entre ellos un Neon con placas de circulación NAL 6396 del estado de México.

Ese vehículo fue detenido por elementos de la Fiscalía el pasado 13 de junio, a efecto de hacer una revisión y determinar quién era el conductor del mismo. En dicha revisión se encontraron tapabocas dentro de la guantera y diversos documentos, entre ellos, una boleta de empeño a nombre de Bulmaro “N”, motivo por el cual se colocó en el vehículo un localizador GPS con la finalidad de dar oportuno seguimiento al mismo.

La investigación continuó y, a partir de entonces se dio seguimiento entre ambas instituciones a quienes aparecían relacionados con dicho vehículo.

Es así que el pasado 11 de agosto, aproximadamente a las 16 horas, Gabriela “N”, Luis Alberto “N” e Iván “N”, ingresaron al establecimiento ubicado en la intersección de la avenida 47 Poniente y la calle 9 Sur, de la colonia Prados Agua Azul, y mediante amenazas desapoderaron de sus pertenencias a empleados y comensales del restaurante D’Marco para posteriormente darse a la fuga a bordo de un vehículo Volkswagen, Golf, con placas de circulación del estado de Tlaxcala, el cual era conducido por Bulmaro “N”.

La SSPTM de Puebla, a través de elementos policiales inició la persecución de los probables responsables, logrando su detención en La Guadalupana.

Dentro del vehículo se encontraron diversos objetos de valor que corresponden a las pertenencias descritas por los agraviados; asimismo, se encontraron dos armas de fuego junto con 83 cartuchos útiles.

Derivado de estos hechos, Gabriela “N”, Luis Alberto “N”, Iván “N” y Bulmaro “N”, así como los objetos asegurados, quedaron a disposición del agente del Ministerio Público adscrito a la Unidad de Flagrancia, donde se inició la Carpeta de Investigación número 1218/2017/UF–01. Los cuatro probables responsables ya fueron puestos a disposición del juez de Control, con motivo de su detención en flagrancia.

Por cuanto a los homicidios de Rafael “N”, padre e hijo, una vez que concluya la investigación, la carpeta correspondiente será judicializada, así como otras más en las que los probables responsables han sido debidamente identificados por las víctimas.