Cañones antigranizo: VW no dejará de usarlos; la SDRSOT le dio permiso para usarlos

Cañones antigranizo: VW no dejará de usarlos; la secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) le dio permiso para usarlos ■ Foto Jafet Moz / esimagen.com.mx

Pese a la inconformidad generada entre campesinos de la zona donde se asienta, Volkswagen de México descarta por el momento dejar de utilizar sus tres dispositivos sónicos antigranizo, confirmó Julio Marín Leal, gerente de Gestión Ambiental, Sustentabilidad y Sistemas de Gestión de la armadora.

En conferencia de prensa, justificó que el año pasado la empresa perdió 20 millones de dólares por el daño que el granizo ocasionó a sus vehículos nuevos.

Además, afirmó que cuentan con el permiso otorgado por la secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) para utilizar los cañones antigranizo, cuyo uso, dijo, está respaldado por publicaciones de la Agencia Estatal de Meteorología de España, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) y la UNAM.


Todas las instituciones concluyeron que el uso de dichos dispositivos no causa variabilidad espacial de la lluvia.

“La materia no se elimina, solamente se transforma. Lo que hace es que el sonido toca el granizo y la estructura molecular se ve debilitada y entonces se genera agua, nos sigue cayendo lluvia. No están emitiendo ninguna sustancia química”.

Esta versión contrasta con las de productores agrícolas de Cuautlancingo, Coronango y de La Resurrección, quienes aseguran que a partir de que la planta germana comenzó a usar los cañones –en mayo pasado– la lluvia se inhibió, lo que afectó a sus cultivos por la falta de agua.

No obstante, Marín Leal defendió que los aparatos son manejados por un grupo multifuncional que está conformada por biólogos, un ingeniero ambiental y un meteorólogo que está en constante comunicación con Conagua.

Son ellos quienes deciden durante qué tiempo activar los dispositivos; en ocasiones son entre 5 y 10 minutos, pero los campesinos acusan que son hasta dos horas. Añadió que el grupo está realizando un estudio del antes, durante y después de la dispararlos y sus efectos en flora, fauna y ser humano.

El uso de los cañones tiene impacto en un kilómetro a la redonda, partiendo de los estacionamientos de la empresa, donde están colocados dos dispositivos, y uno más en la zona del estadio Cuauhtémoc.

Carlos Luna Ramírez, vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia, expuso que han tenido reuniones con los afectados, y en una primera se acordó suspender el uso en tanto se demostraba que no detienen las lluvias.

Sostuvo que esto último ya se hizo, por lo que volvieron a usarlos y lo seguirán haciendo mientras se da un nuevo encuentro con ellos.

Descartó, otra parte, que la empresa otorgue 70 millones de pesos para compensar a silvicultores que acusan a Volkswagen de utilizar el agua sin preocuparse por el cuidado de los bosques de la Malinche y el Izta–Popo.

Actualmente la empresa gasta dos metros cúbicos de agua para producir un vehículo.