Canacintra: Fiscalía provoca corrupción entre empresarios para devolverles camionetas recuperadas por robo

Por lo menos dos camionetas de carga de empresarios de la central de abasto son robadas cada semana, y a pesar de que luego son recuperadas por la Fiscalía General del Estado, el trámite para devolverlas tarda entre dos y tres meses, por esta situación el personal encargado de la investigación del robo provoca miedo entre los comerciantes para que ofrezcan dinero.

Así lo denunció el tesorero de la Canacintra Puebla, Jesús Torres Mendoza quien aseguró que el miedo es el mejor aliado de la corrupción y el personal de la Fiscalía amenaza con prolongar la estancia de los vehículos en los corralones.

Puntualizó que cuando un representante de la empresa se presenta ante la Fiscalía para acreditar la propiedad del vehículo, los funcionarios miden las fortalezas económicas de la empresa para entonces generar miedo.


canacintra-acusa-a-la-fiscalia-del-estado-de-fomentar-la-corrupcion
La Canacintra pide que no se fomente la corrupción, cuando se recuperan los vehículos robados

“Como tenemos miedo y la unidad es una herramienta necesaria de trabajo, entramos en la corrupción, fomentamos la corrupción. Estamos seguros que las autoridades no están enteradas, creemos que se puede evitar sí se denuncia. Son los mandos medios por los que está prevaleciendo esta situación”, dijo el ejecutivo.

 

Esto lo respaldó el presidente en Puebla de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Horacio Peredo Helguero, quien denunció que las camionetas de carga de los empresarios son robadas de la manera más impune en cualquier parte de la ciudad.

Lamentó que además del daño patrimonial que sufre el industrial en su empresa, luego tiene que cruzar un viacrucis provocado por las autoridades de la Fiscalía, que también se suma a la carga económica de las empresas.

Los empresarios prefirieron omitir casos particulares así como las cantidades que destinan para poder sacar sus unidades de los diferentes corralones de la ciudad, sin embargo dijeron que el ejemplo más representativo se vive cada semana en la central de abasto.