CALAMIDAD PARA JÓVENES

En Puebla, 38.3 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 19 años no asisten a la escuela, es decir que no cuentan con educación media superior, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Este porcentaje es mayor al promedio nacional de 37.3 por ciento.

Por si fueran pocas las calamidades que azotan a la entidad poblana –inseguridad, violencia, pobreza, corrupción, impunidad, endeudamiento y un fraude electoral- las cifras reveladas por el organismo hacen precisión en la magnitud de la herencia dejada por el Morenovallismo.

En efecto, durante el régimen encabezado por el mandatario estatal hubo inversiones en obas y proyectos superfluos, que servían solo como instrumento propagandístico de un supuesto progreso sin parangón y que, por desgracia, muchos creyeron.


Ahora que la realidad se impone no aparece ningún sector de la sociedad poblana que no haya quedado severamente lesionado, pero sin duda que la situación de los jóvenes y adolescentes que deberían estar estudiando en aulas de secundaria, bachillerato y preparatoria, pero no lo están, pone el dedo en la llaga sobre una problemática que debe solucionarse cuanto antes.

Por eso es importante que desde los tres órdenes de gobierno, las autoridades que entrarán en funciones se aboquen de inmediato a la atención de este sector de muchachos que se encuentran en plena vulnerabilidad y que son susceptibles de volverse presa fácil de los grupos de la delincuencia organizada que ya han asenado sus reales en varias regiones de Puebla.