Cada año en la memoria del 68

Comenzó como manifestación pacífica y terminó en desastre. La memoria de una masacre se hace presente. Los recuerdos fluyen, las injusticias brotan. El pueblo trata de defenderse mientras el gobierno reprime. Las noticias vuelven a recorrer los restos de un 2 de octubre, no del 68, sino de 2013. La conmemoración a la masacre de Tlatelolco se torna de marcha a una escena de violación de derechos. El PRI vuelve a hacer de las suyas.

Partiendo desde la Plaza de las Tres Culturas hacia el Ángel de la Independencia, dirigentes históricos del movimiento estudiantil de 1968, estudiantes contemporáneos, maestros y otros sectores, marcharon en memoria al crimen de Estado que se llevó a cabo hace 45 años. Sin embargo, grupos denominados anarquistas comenzaron con actos vandálicos hasta llevar la marcha a un escenario de represión y detención de personas ajenas a los hechos violentos, tal y como ocurrió el 1° de septiembre de 2012.

Tal parece que el gobierno intenta criminalizar las protestas sociales por medio de los medios de comunicación, haciendo que los televidentes interpreten la realidad de tal manera que culpen a los manifestantes y alaben a las autoridades. Se ha convertido en un patrón donde las detenciones están a la orden del día, mientras las televisoras documentan las injusticias de los manifestantes hacia los policías capitalinos; tergiversando los hechos para convertirlos en shows mediáticos. Sin embargo, a diferencia de tiempos anteriores, las redes sociales han aumentado la información, permitiendo a los ciudadanos a contemplar otra manera de ver los hechos, documentar aquello que provoca la violencia y la represión.


México se ha ido desvaneciendo poco a poco, se ha convertido en la sombra de aquellos que piden que se termine la violencia y respeten su libertad de expresión. Aquellos que ya no reprimen el sentimiento de frustración y lo transmiten de generación en generación para que sigan aferrándose a la idea de cambiar el país. Algunos se seguirán preguntando ¿qué gana el pueblo mexicano con sus marchas? Y es que nuestro pueblo seguirá en su lucha para borrar aquellas imágenes que desgarraron el alma de sus antepasados, aquellas imágenes que aún no olvidan, imágenes que siguen acechando y acecharán cada año en la memoria de la masacre de Tlatelolco, un 2 de octubre de 1968.