Llama la Biblioteca Lafragua a indagar en un elemento básico de los manuscritos antiguos

Por segunda ocasión, la restauradora Alejandra Odor Chávez impartirá un taller de tintas ferrogálicas en la Biblioteca Histórica José María Lafragua de la UAP. Lo hará, para compartir sus saberes en torno al elemento que prevaleció entre los manuscritos producidos desde el siglo VII hasta el siglo XX.

Programado para los días 9, 10, 16, 17, 23 y 24 de febrero, los días viernes de 17 a 20 horas, y sábados de 10 a 14 horas, el taller Manuscritos con tintas ferrogálicas: consideraciones para su identificación, diagnóstico y conservación se hará en la sala de lectura de la Biblioteca Lafragua, ubicada en la calle Juan de Palafox y Mendoza número 407, en el Centro Histórico de la capital.

La especialista de la Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM regresa a Puebla para ahondar sobre las tintas ferrogálicas, las cuales por ser permanentes y de fácil elaboración sustituyeron a las tintas de carbón, como se refleja en la gran cantidad de documentos realizados alrededor del mundo, incluido México.


Estas tintas se conciben como un complejo orgánico formado por sales de hierro, ácido gálico y una goma natural; por tanto, es necesario tener un entendimiento de su naturaleza y de su conservación.

En el ensayo Tintas ferrogálicas: su composición y principales mecanismos de transformación, Alejandra Odor señala que los archivos y bibliotecas del país cuentan con miles de manuscritos con este aditamento. En este texto publicado por Adabi de México, añade que a la naturaleza de estos documentos “se suman las condiciones ambientales dadas por la gran variedad de zonas climáticas a lo largo del país y que influyen directamente en sus transformaciones”.

La restauradora de oficio agrega que éstos documentos constituyen parte importante de las fuentes primarias de la historia política, social, económica y religiosa del país. Por ello, expone que en los cambios de las tintas ferrogálicas influyen factores intrínsecos y extrínsecos: los primeros tienen que ver la composición del papel: tipo de pulpa, encolantes y cargas, así como la composición de la tinta; y los segundos tienen que ver la temperatura y la humedad relativa.

“El principal deterioro que este tipo de tintas ocasionan en el papel es conocido como corrosión de la tinta”, señala la experta de la UNAM. Acota que de acuerdo a investigaciones recientes este deterioro consiste en “la combinación de los mecanismos de hidrólisis ácida y oxidación de la celulosa, catalizados respectivamente por ácido sulfúrico –generado durante la manufactura de la tinta–, e iones metálicos provenientes de los componentes”.

Para inscribirse en el taller Manuscritos con tintas ferrogálicas hay que escribir al correo electrónico lourdes. gonzalez@correo.buap.mx con atención a Lourdes González o llamar a los teléfonos locales 2295675 y 2295500 extensión 5173.

 

 




Ver Botones
Ocultar Botones