Exige Miguel Barbosa renuncia de todos los mandos de seguridad pública

El candidato a gobernador de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), Luis Miguel Barbosa Huerta, exigió la renuncia de todos los mandos encargados de la seguridad pública en Puebla, ante el asesinato de la candidata del PVEM Juana Irais Maldonado y de la regidora Érika Cázares.

Señaló que todos los funcionarios responsables del incremento de la violencia en el estado provienen del sexenio del ex mandatario del PAN Rafael Moreno Valle Rosas, por lo que recomendó al titular del Poder Ejecutivo en funciones, Antonio Gali Fayad, “quitarse de una vez por todas de esta negra influencia”.

Miguel Barbosa demandó la dimisión del secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, del secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Martínez, y del titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Víctor Antonio Carrancá Bourget.


Recordó que la muerte de Juana Irais y Érika Cázares no son los únicos asesinatos políticos del proceso electoral, ya que el precandidato de Morena a la alcaldía de Santa Clara Ocoyucan Aarón Varela Martínez fue ejecutado el 28 de febrero y tras 96 días no se han esclarecido los hechos.

Ahora el morenovallismo quiere exonerarse, repudia

En un video que difunde en redes sociales, el candidato de Morena-PT-PES alertó que la indignación que ha generado el incremento de la violencia obligó al morenovallismo a implementar una estrategia mediática con la que busca exonerarse, en alusión a la postura que asumió su adversaria del PAN, Martha Érika Alonso Hidalgo, esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, de solicitar la renuncia de Carrancá.

“Como es época electoral, de la propia casa del morenovallismo están queriendo ver condiciones de exculpación. No tienen límite en la capacidad de quererse exonerar de una culpa que viene (…) desechemos toda forma de oportunismo político y de cinismo extraordinario”, manifestó.

Recordó que Carrancá se convirtió en principal responsable del sistema de procuración de justicia en Puebla el 1 de febrero de 2011 por decisión de Moreno Valle, quien lo incorporó a su gabinete como procurador General de Justica (PGJ), dependencia que se convirtió en Fiscalía General del Estado (FGE) para ganar autonomía, aunque no cambió de titular.