Miguel Barbosa ofrece aplicar la ley contra los abusos del pasado tras recibir constancia de mayoría

Al recibir la constancia de mayoría como gobernador electo de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta ofreció reconciliar al estado ■ Foto José Castañares

Al recibir la constancia de mayoría como gobernador electo, Luis Miguel Barbosa Huerta ofreció reconciliar a Puebla y aplicar la ley ante las irregularidades cometidas por administraciones anteriores.

“La reconciliación es la aplicación de la ley, no la exoneración, que no se confundan, la reconciliación no significa el olvido de todo porque la gente quiere saber la verdad y que se aplique la ley”, enfatizó ante el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE).

Barbosa, quien ganó la elección con el respaldo de Morena-PT-PVEM y 45 por ciento de los votos, agregó que otra de sus tareas al frente del Poder Ejecutivo local será fortalecer a las instituciones, para que la vida pública no dependa de la “voluntad graciosa” de un solo hombre.


Miguel Barbosa participó en la elección como candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Puebla, integrada por los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM), y emitió su primer mensaje como gobernador electo luego de que el INE validó los resultados de los comicios del 2 de junio pasado y declaró su elegibilidad.

El exsenador de la República y dos veces abanderado al Poder Ejecutivo local obtuvo el triunfo con 44.84 por ciento de la votación, lo que representó 687 mil 341 sufragios de un total de un millón 532 mil 589.

Todas las fuerzas políticas que hicieron uso de la voz a través de sus representantes y dirigentes celebraron, durante el acto, los resultados de los comicios, incluso Movimiento Ciudadano (MC), adversario de Juntos Haremos Historia, el cual manifestó su interés de sumarse al proyecto que encabezará Barbosa.

Por primera vez en 16 años no hubo impugnaciones

Miguel Barbosa abrió su discurso con un mensaje para los partidos Acción Nacional (PAN) y el Revolucionario Institucional (PRI), a los que agradeció que desistieran de impugnar los resultados electorales porque con eso concluyó un capítulo de confrontación en el estado que se prolongó durante dos años.

El morenista se refirió a la contienda de 2018, en la que participó por primera vez como abanderado a gobernador, la cual continuó este año debido a que el fallecimiento de la mandataria del PAN Martha Érika Alonso Hidalgo el 24 de diciembre pasado obligó la organización de comicios extraordinarios.

“Es histórico que por primera vez esos resultados no hayan sido impugnados y es importante decirlo y dejarlo asentado porque marca el inicio de una etapa de reconocimiento de una vida institucional, alumbrada por el cumplimiento de la ley”, expresó, al tiempo de ilustrar que esa situación no se había presentado en 16 años.

Regresará la estabilidad política, garantiza

Acompañado por su esposa Rosario Gallegos y de sus hijos Miguel y Rosario, el gobernador electo aseguró que se encuentran puestos los cimientos para regresar la estabilidad a la vida política de Puebla, quebrantada por “malos gobiernos” que se caracterizaron por imponer la “voluntad graciosa” de un solo hombre –el titular del Poder Ejecutivo en turno–, entrometerse en la vida interna de los partidos políticos y oponerse a la diversidad de opiniones.

“Cuando la vida democrática de una sociedad no depende de un hombre, ni de su voluntad graciosa, sino de la solidez de sus instituciones, les va bien a todos (…) el gobierno que encabezaré será respetuoso de los partidos, no más intromisión a la vida interna de las fuerzas políticas.

“En Puebla habrá respeto a la pluralidad de ideas, a la diversidad, porque entiendo a la sociedad como un conglomerado social diverso y plural y entiendo a la democracia como una forma de vida, no solamente como un régimen político. Todos a trabajar por Puebla”, agregó.