Impone ayuntamiento de Puebla cuotas a partidos para uso de propaganda electoral

El ayuntamiento de Puebla incrementó el control sobre la propaganda electoral que se repartirá en campaña este año, pues impuso a los partidos el pago de cuotas para la distribución de volantes, así como la obligación de reportar los puntos de promoción y tramitar permisos, bajo amenaza de multas de hasta 280 mil pesos en caso de no hacerlo.

Las nuevas medidas las dieron a conocer los representantes de las fuerzas políticas al Consejo Local del INE-Puebla, el cual determinó intervenir en el caso ante la acusación de los principales afectados de que la autoridad capitalina se está extralimitando en sus funciones al invadir la esfera de control del instituto y violentar el derecho a la libre participación.

El presidente del organismo a nivel estatal, Marcos Rodríguez del Castillo, se comprometió a gestionar una reunión con el gobierno municipal que encabeza el alcalde Luis Banck Serrato para tratar el asunto.


Exige permisos por colocar propaganda en propiedad privada

La inconformidad la encabezó el representante de Movimiento Ciudadano (MC), Jorge Luis Blancarte Morales, aliado del PAN en esta elección, quien atribuyó la determinación de la autoridad municipal al desconocimiento de la ley.

Explicó que el Cabildo de la ciudad modificó el Código Reglamentario Municipal (Coremun) en diciembre pasado, para obligar a los partidos a tramitar permisos para la colocación de propaganda en propiedad privada.

En el caso de los volantes, los institutos políticos no solo deberán informar los puntos donde distribuirán día a día ese material para recibir la autorización del ayuntamiento, sino que tendrán la obligación de entregar a las arcas municipales 1 mil pesos por cada 10 mil unidades que entreguen, anotó.

Además, alertó que el ayuntamiento pretende cobrar multas que van de los 17 mil pesos a 280 mil pesos por no contar con los permisos de la autoridad.

La medida no tiene lógica ni proporción: Blancarte

“Es una cosa fuera de toda proporción y de toda lógica”, expresó el representante de MC, a quien se sumaron sus homólogos del PAN, del PRI, Morena, PRD, Nueva Alianza (Panal) y Pacto Social de Integración (PSI).

Catalina López Rodríguez, representante del PRI, censuró la actuación del gobierno capitalino, al coincidir con Blancarte en que se extralimitó en sus funciones.

“Basan sus atribuciones en una reglamentación aprobada por el cabildo que en ningún lado distingue claramente entre propaganda comercial y la político–electoral. Se trata de un condicionamiento al libre ejercicio de nuestros derechos porque alguien tiene la ocurrencia de convertir al municipio en un fiscalizador electoral”, señaló el representante de Nueva Alianza, Fausto Díaz Gutiérrez.

Anotó que el encuentro que gestionará Marcos Rodríguez con autoridades municipales tiene como propósito demostrar al ayuntamiento que invade la esfera de competencia de los órganos electorales, quienes son los únicos que pueden fiscalizar y sancionar la propaganda política.

En tanto, Jesús Israel León Navarro, representante de Morena, advirtió que la medida es jurídicamente improcedente, porque se pretende juzgar dos veces a las fuerzas políticas a través del INE y ahora el ayuntamiento de Puebla.

 Se opusieron a discutir el tema el presidente y dos consejeras

El tema se discutió en asuntos generales pese a la resistencia a tratar el tema por parte de Marcos Rodríguez y las consejeras Claudia Maribel González Ramírez y Caritina Tochimani Carranza, quienes votaron en contra de dar la voz a Jorge Luis Blancarte.

González Ramírez defendió su voto al argumentar que el punto en cuestión requería de un análisis previo, antes de abordarse en una sesión pública.

En respuesta, el representante de Morena lamentó el desconocimiento del reglamento de sesiones por parte de la consejera, al argüir que éste permite el debate de asuntos que requieran una atención “urgente”.