Ayotzinapa vive, la lucha sigue: vivos se los llevaron y vivos los queremos

El gobierno en boca de sus representantes da por terminada la investigación sobre los desaparecidos estudiantes de Ayotzinapa y el procurador cansado de tanto investigar y cansado de que los padres reclamen a sus hijos tira la toalla. Ya supérenlo…Si no hay cuerpo del delito, no hay delito por eso se hacen de la vista gorda frente a todas las innumerables desapariciones forzadas. Desde la época de la guerra sucia, la guerra de baja intensidad para ellos pero, extremadamente intensa para la raza, las desapariciones forzadas han sido una de las tácticas más utilizadas en la guerra contra el pueblo. Las comunidades aterrorizadas se disuelven, los campesinos emigran temerosos de los federales y de los delincuentes… ni a cual ir…

La Comisión de la Verdad para la “guerra sucia” en Guerrero ha descubierto, que a los sospechosos de ser simpatizantes con la guerrilla se les llama “paquetes”, según consta en los documentos oficiales “desclasificados” de la secretaría de la “defensa”. Y los paquetes se tiraban al mar o se quemaban para desaparecerlos. Igual ahora, el testimonio publicitado de El Cepillo, sicario de Guerreros Unidos indica que le avisaron que le enviaban “paquetes”, es decir los muchachos detenidos desaparecidos a la fuerza por agentes del Estado: el mismo lenguaje signo de una misma formación criminal.

La actuación de las autoridades ha sido muy oscura, por decir lo menos, sus mentiras son absolutamente increíbles, pero ellos fingen demencia y sus voceros oficiosos, los propagandistas de los medios, espadachines a sueldo, matones del verbo, difunden cotidianamente su lluvia de mentiras para convencer al auditorio de que “ellos se lo buscaron”. En este país ser joven e inquieto es, prácticamente, ser delincuente y más aún si se trata de campesinos y pobres por añadidura: características, todas, de los estudiantes de las normales rurales.


Y peor todavía si son de Ayotzinapa, porque de ahí surgieron guerrilleros y luchadores sociales que ofrendaron sus vidas en el sueño de construir una patria nueva… Ese ha sido su delito… porque salvo cuestiones accidentales, los asesinatos ocurren empujados por un móvil y en este caso todo indica que el móvil ha sido una acción preventiva: matar en embrión al virus de la insurrección y que además sirva de advertencia para que los sobrevivientes escarmienten, cobren experiencia en cabeza ajena.

Pero ¿por qué la acción preventiva? En los hechos los gobiernos han declarado una guerra a muerte al pueblo mexicano: la violencia y el terror son ejercidos a diario en contra de la inmensa mayoría de la población.

La radicalización de la explotación ha incrementado los índices de pobreza, el salario mínimo se encuentra ya por debajo del umbral de la pobreza (CEPAL) y la riqueza se concentra cada día más. Los políticos y sus partidos, los magistrados, los grandes funcionarios, cobran salarios exorbitantes mucho más grandes que los de sus iguales en los países más ricos del orbe: más de sesenta y cuatro millones de pobres comparten el país con el hombre más rico del mundo.

Se ha producido una polarización profunda en la economía y en la política.

Las elecciones fraudulentas son aprobadas por el INE o el ex IFE (cambian los nombres, pero la corrupción y la convalidación de los fraudes continúan).

Ocupar un puesto elevado en la política, en los negocios, da patente de corso para todo tipo de transas y corruptelas. Los medios de comunicación se alimentan con la venta de imagen de los aspirantes y con las mentiras ampliamente divulgadas de los logros de los partidos.

Se compra oro en el extranjero para saldar el déficit de la balanza de pagos, mientras las mineras canadienses exportan a su país el oro que sacan de las entrañas de este, mediante la destrucción del ambiente y del territorio. Se importará petróleo de EUA a pesar de que México es el octavo productor mundial. ¿Quién hace la transa, quien se lleva las comisiones? Los agravios al pueblo de México son innumerables.

La agudización de las condiciones precarias en la que viven más de la mitad de los mexicanos, ha sido constante y luego de treinta años de soportar las mentiras como “Con las reformas se bajaran los precios de la gasolina…” cuando el precio actual de la gasolina en México es el doble de lo que cuesta en EUA y Canadá, los agresores, los que ejercen la violencia cotidiana contra el pueblo, temen que este despierte de su letargo y les exija cuentas, por eso se curan en salud y apagan la chispa que podría incendiar la pradera: los jóvenes campesinos estudiosos, concientizados, fueron y son vistos como un peligro para el mantenimiento de la opresión y de la violencia económica y política que se ensaña más sobre los pobres más pobres.

Y los muchachos y las madres y padres de desaparecidos y asesinados se convirtieron en embrión de insurgencia contra el terror y la violencia, en un germen de emancipación que comienza con su exigencia de verdad y justicia.

Los chavos de Ayotzinapa están vivos en la conciencia y en los sentimientos del pueblo, son la llama de la resistencia, la luz que guía hacia la construcción de otro México y un nuevo congreso constituyente, con un gobierno surgido del poder popular basado en el artículo 39 de la Constitución.  Hay que resistir, pero hay que avanzar pronto, antes que “reformen” el 39, porque la razón y la justicia son las armas del pueblo contra la violencia y la explotación.

 

www.elzenzontle.org

zenzonttle2004@gmail.com

zenzontle@elzenzontle.org