Aunque lo niegue, Melquiades Morales tiene interés en la alcaldía de Puebla

Los que conocen a profundidad al ex gobernador Melquiades Morales Flores saben que siempre que niega algo es porque realmente tiene interés en lo que rechaza. Por eso, si dice que “ya pasó de moda”, que no es su tema la candidatura del PRI a la alcaldía de Puebla, muchos sospechan que sí busca ser nominado a ese cargo de representación popular o en influir para que alguien en especial sea postulado en dicha posición política.

Una prueba de ese carácter de Melquiades Morales Flores es que cuando tenía poco más de un año de haber dejado la gubernatura, lo entrevistaron sobre si tenía interés en ser aspirante del PRI al Senado y su respuesta fue, palabras más, palabras menos: “No quiero ser candidato, yo ya estoy dedicado a cuidar a mis nietos”.

Semanas después de haber negado la posibilidad de ser candidato, estaba rindiendo protesta como abanderado del tricolor a ser parte de la Cámara Alta.


Los que saben del estilo del ex gobernador creen que Melquiades Morales aunque dice estar retirado de la vida partidista, está buscando ser candidato a presidente municipal de Puebla o que el abanderado sea su hijo Fernando Morales Martínez, quien acaba de llegar a la dirigencia estatal del Partido Movimiento Ciudadano; o también su yerno, David Villanueva, quien es el titular de la Auditoría Superior del Estado.

Para muchos políticos cercanos a él, les resulta sospechoso que siendo Melquiades Morales Flores embajador de México en Costa Rica y habiendo dejado ya la presidencia de la Fundación UAP, se haya presentado –este miércoles– al acto en que Alfonso Esparza Ortiz rindió protesta para un nuevo periodo como rector de la Universidad Autónoma de Puebla.

Y que accediera a responder a preguntas de la prensa local sobre las posibilidad de ser candidato del PRI a la alcaldía de Puebla.

Aunque negó toda posibilidad de volver a participar como candidato en un proceso electoral, sus allegados perciben que anda midiendo el terreno para saber cuáles son sus posibilidades o las de algún integrante de su familia de ser candidato a un relevante puesto de elección popular.

Esas posibilidades se basan en que Melquiades Morales Flores de ser un leal militante del PRI, acabó siendo un político hibrido, ya que su familia lo mismo se mueve en el tricolor, que en el PAN, Movimiento Ciudadano y en el círculo de confianza del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas.

Melquiades Morales dijo que su carrera pública terminaba con el cargo de embajador en Costa Rica, pero quienes lo conocen saben que siempre hace lo contrario a lo que promete, por tanto sus verdaderas intenciones es seguir detentando el poder político.