Aumenta robo de gas LP en el “triángulo rojo”; es más rentable que la gasolina

A pesar de que el robo de gasolina a Pemex deja importantes dividendos en la zona del “triángulo rojo”, vecinos de Tepeaca denunciaron que el crimen organizado diversifico sus “negocios” al robo y venta clandestina de Gas Licuado de Petróleo o Gas LP.

Expusieron que a diario ordeñan ductos de Pemex que transportan el hidrocarburo, pero también roban pipas y camiones con cilindros que se abastecen en las zonas de almacenamiento en Tepeaca y Amozoc.

El modo de operar –revelaron– es muy similar al del robo de gasolina en la región, la cual necesita del encubrimiento de las comunidades que se ven beneficiadas por su venta ilícita.


Expusieron que es en la comunidad de San José Zahuatlán, que se ubica a 10 minutos de la cabeza municipal de Tepeaca, donde se concentra la venta del gas de mayor demanda que el huachicol.

San José Zahuatlán cuenta con apenas 2 mil habitantes; sin embargo, la venta clandestina del gas licuado tiene mayor mercado, porque se utiliza para uso doméstico y algunos vehículos convierten el sistema de consumo de gasolina a gas.

El año pasado en San Miguel Xonacatepec, ubicado en la capital poblana, la Policía Estatal aseguró en flagrancia a seis hombres cuando realizaban la transacción de compra–venta de gas LP al parecer de procedencia ilícita. En el lugar, se ubicó una pipa que se encontraba abasteciendo a dos unidades del transporte público.

Mientras que agosto, en las inmediaciones del Parque Industrial Chachapa fueron detenidas cinco personas que conectaban mangueras a una toma clandestina para sustraer el gas, a la altura del kilómetro 14.5 de la autopista Puebla–Orizaba.

Durante la entrevista, los declarantes –que pidieron el anonimato por obvias razones– expusieron que el precio del gas oscila por debajo de la mitad de su costo comercial, que representa unos 300 pesos por un cilindro de 20 litros.

Durante la conversación refirieron que por eso la demanda es alta y no dudan en adquirir el producto a pesar de su dudosa procedencia.

Comentaron que el gas LP que se roba en Puebla es llevado incluso a otros estados vecinos, como Veracruz, Morelos y Oaxaca.

Advirtieron que el robo del combustible se extiende a otras comunidades del municipio de Tepeaca, pero es en San José Zahuatlán donde se percibe el mayor crecimiento.

Otro de los factores dijeron es que el robo está creciendo ante la ausencia de la seguridad pública en la región; además de las amas de casa, informaron que son los negocios que venden comida, desde restaurantes establecidos hasta pequeños negocios en la vía pública, los principales compradores.

“Lamentablemente, como ocurre con el huachicol, el gas está muy caro y si lo venden a mitad de precio la gente lo va a comprar porque la pobreza nos están orillando a eso”, arguyó.

A inicio de 2017, el precio del tanque de gas de 20 kilogramos pasó de 256 a 270 pesos, y después vino un segundo incremento a los 300 pesos, lo que generó molestia entre los consumidores. Por esta razón, en los últimos meses hubo incremento en el ilícito, más de lo que la ciudadanía cree.