Atlixco no permitirá el regreso del cacicazgo: Álvaro Morales

Álvaro Morales, candidato a la alcaldía de Atlixco de la coalición Cinco de Mayo, integrada por el PRI–PVEM, afirmó que en Atlixco los ciudadanos no conciben la idea de que se vuelva a instalar el cacicazgo, pero ahora de tipo panista.

“Nuestra gente no olvida que Salvador Escobedo Zoletto y José Luis Galeazzi Berra ya fueron ediles, y que en esta elección el primero pretende ser diputado local y el segundo repetir en el puesto”, añadió durante una entrevista con este medio.

Subrayó que la población en Atlixco “no da credibilidad a las propuestas de campaña que ofrecen los candidatos panistas, particularmente la relacionada con el combate a la pobreza ya que cuando estos personajes pudieron trabajar, desde sus responsabilidades como funcionarios del gobierno federal, poco o nada hicieron por este municipio”.


Álvaro Morales recordó y lamentó que actualmente de los más de 120 mil lugareños existen alrededor de 32 mil habitantes en pobreza alimentaria, 44 mil en pobreza de capacidades y 77 mil en pobreza de patrimonio, de acuerdo con cifras oficiales del 2010 del Consejo Nacional de Evaluación de la Pobreza en el país.

Por otro lado, el candidato del PRI expresó que actualmente el gobierno panista en Atlixco tiene un parque vehicular para la seguridad pública estacionado en el recinto ferial sin que cumpla las funciones para las que fue adquirido.

Destacó que bajo el argumento de que no hay recursos para la gasolina, las autoridades en funciones facilitan la actividad delictiva que se expresa de la siguiente manera: “Delitos por homicidio registrados en el Ministerio Público (MP) del fuero común en los dos últimos años, mil 108; delitos por lesiones registrados en el MP del fuero común 13 mil 158; delitos por robo registrados en el MP del fuero común 25 mil 502 y delitos sexuales registrados en el MP del fuero común mil 492”.

A la pobreza y a la delincuencia, acotó Álvaro Méndez, se suman acciones de gobierno como el cobro de las altas tarifas del servicio del agua potable. “Y los usuarios reciben boletas por cantidades exorbitantes de más de 10 mil pesos”, relató.

Finalmente apuntó que existe inconformidad entre la población de Atlixco que buscó equivocadamente acercase a la autoridad y a la burocracia local para encontrar soluciones a los problemas de los servicio públicos y de los trámites administrativos. “Y simplemente se toparon con las puertas cerradas de la presidencia, con un trato indiferente y con la falta de responsabilidad”.