De enero a julio en Puebla se han perpetrado 224 asesinatos vinculados al crimen organizado: Lantia

En el primer semestre del año, en el estado de Puebla se han perpetrado 224 asesinatos vinculados al crimen organizado, lo cual significa un incremento del 40 por ciento más si se compara con el año pasado que sumaron 196 ejecuciones.

La información fue dada a conocer por el Semáforo de Ejecuciones de la empresa Lantia Consultores, que se basa en datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Con las 224 ejecuciones, el estado se ubica en el lugar 18 a nivel nacional, por arriba de entidades como Nuevo León, Baja California Sur y Querétaro.


A nivel nacional, la entidad poblana concentró casi el 4 por ciento de los 7 mil 373 asesinatos relacionados con la delincuencia en el país.

Los estados con mayor número de ejecuciones ligadas al crimen organizado fueron Guanajuato con mil 763; Baja California, mil 333; Guerrero, mil 169; Michoacán, 844; y Chihuahua, con 774.

En contraparte, las entidades con el menor índice de homicidios fueron Yucatán, con siete casos; Campeche, 14; Aguascalientes, 34; Durango, 56; y Tlaxcala, 57.

Para Lantia Consultores la mayor parte de las ejecuciones son de mercado negro de drogas conforme a lo expresado por diferentes cuerpos policiacos de México, porque llevan un mensaje muy claro de que “este territorio es mío”.

Los demás grupos de delincuencia organizada, como robo de vehículo, robo de combustible y tráfico de personas, no ejecutan de manera visible y pública.

De acuerdo con la información dada a conocer por la consultoría, tan sólo en el mes de julio, el estado de Puebla reportó 51 ejecuciones ligadas al crimen organizado, la mayor cifra en lo que va del año.

Esto si se compara con el resto de los meses entre enero y junio, mientras que en el mismo julio pero de 2017 se registraron 38 ejecuciones, lo cual significa un incremento del 34 por ciento.

Los 51 asesinatos de julio ubicaron a Puebla en el lugar número 15 en el país, de un total de mil 907 homicidios perpetrados a nivel nacional en el mismo mes.

Después de julio, el mes con mayor incidencia fue abril, con 46 casos, y después marzo, con 39.

Según la información desglosada por Lantia Consultores, destacó que la versión de los asesinatos vinculados al crimen organizado desmiente la versión de que los involucrados “se matan entre ellos”.

“No, las víctimas incluyen estudiantes, amas de casa, policías, alcaldes, candidatos, periodistas, campesinos, comerciantes y a la población en general”, aclaró.

Antes del Plan Mérida, informó que se tenían 2 mil ejecuciones por año, y ahora son por mes.

Hasta la fecha, refirió, “no hemos entendido que se hace mucho más daño por prohibir drogas que por regularlas, y que los mercados no se combaten con balas sino con principios económicos. ¿Lo entenderemos o le seguimos a la matanza?”.

Arguyó que mientras en países como Canadá y los Estados Unidos de Norteamérica regulan algunas drogas para reducir daños o como negocio, nosotros insistimos en la guerra contra el mercado, y generamos muerte, corrupción y pobreza.

“Ellos le apuestan al negocio y a la vida, nosotros a la muerte y la pobreza”, remató.

Lantia Consultores señaló que “en México muchos estamos cansados de esta guerra inútil, perversa y perdida, que la DEA le impone al mundo para justificar su propio fracaso, porque los Estados Unidos quieren culpar a  nuestro país de sus propios problemas de consumos, y nos usan de “chivo expiatorio”, pero no todos entendemos el tema y no todos queremos entenderle”.

Concluyó que la única manera de acabar con esta violencia, reducir daños y fortalecer al Estado de Derecho es quitándole el mercado a las mafias.

“Ninguna droga debe estar en manos de mafias, todas deben ser manejadas por el Estado con criterios médicos y de reducción de daños; además, podemos generar oportunidades de negocio para campesinos y agricultores en todos los estados de la costa del Pacífico, quienes son los principales productores de amapola y marihuana”, puntualizó.