Asesinato de Varela: En un ambiente de miedo y amenazas viven en Ocoyucan

Asesinato de Varela, ex candidato de Morena para Ocoyucan, fue uno de los asesinados durante el periodo electoral. No hay detenciones aún por la FGE con motivo de los 15 asesinatos registrados

El miedo domina el ambiente en el municipio de Santa Clara Ocoyucan, donde la medianoche del miércoles ejecutaron al principal aspirante a la alcaldía y opositor a Antorcha Campesina, Aarón Varela Martínez.

Ni los familiares, mucho menos la población emite una declaración sobre el posible móvil del asesinato del militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En Ocoyucan nadie quiere hablar de lo sucedido; sin embargo, la mañana de este lunes 5 de marzo un grupo de lugareños ofrecerá una rueda de prensa en la parroquia de la localidad a fin de denunciar los abusos, amenazas y excesos de la agrupación que gobierna el municipio, a través de uno de sus militantes, Santos Gregorio Técuatl.


En territorio neutral –como han llamado– darán a conocer la lista de violaciones a sus derechos humanos y las intimidaciones por parte de la agrupación filial al PRI, “el partido que utiliza a Antorcha para oprimir al pueblo”, dijeron morenistas de la ciudad de Puebla, en el entierro de Aarón Varela.

Este sábado, más de mil pobladores del municipio de Ocoyucan, bastión de la organización antorchista, efectuaron un mitin en las puertas del ayuntamiento, con el cuerpo presente de Aarón Varela.

“Aarón, presidente”, “muera Antorcha Campesina” y “antorchos, asesinos”, clamaron los lugareños a todo pulmón, tras exigir justicia y el esclarecimiento del asesinato del militante de izquierda.

Alrededor de las 13 horas, una marcha fúnebre salió de la casa de Aarón Varela a la parroquia de la localidad, para después de la misa iniciar una procesión al ayuntamiento y, posteriormente, al panteón municipal.

La iglesia de Santa Clara Ocoyucan no fue suficiente para albergar a los cientos de simpatizantes que se dieron cita en la misa, donde el cura de la comunidad reconoció la creciente violencia en el municipio, por lo que pidió a los feligreses “no hacer justicia por su propia mano” y esperar a que las autoridades aclaren el homicidio.

En el sermón, el sacerdote dijo que “todos tenemos el derecho de levantar la voz para condenar estos hechos lamentables que manchan a la sociedad, que manchan a la comunidad. De por sí ya estamos en boca de todos, a nivel nacional e internacional por el asesinato de Aarón”.

En la parroquia, una amplia comitiva de dirigentes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) acompañó a la esposa y a la familia de Varela Martínez, quien dejó tres mejores en la orfandad; sin embargo, los ausentes fueron las figuras principales del partido, incluido el líder estatal Gabriel Biestro ni el candidato a gobernador Miguel Barbosa.

Al término de la misa se inició una procesión que rodeó el zócalo y concluyó con un mitin frente a la presidencia municipal, donde responsabilizaron a la organización Antorcha Campesina del asesinato de Aarón Varela.

Al pasar frente al zócalo se pudo constatar que cientos de despensas estaban resguardadas bajo una lona. “Las tienen ahí desde hace un mes y sólo están esperando el inicio de la elección para repartirlas”, reclamaron algunas mujeres que ocultaban su rostro bajo un rebozo.

A menos de cinco calles de distancia se encuentra el panteón local hasta donde llegó la multitud, con el féretro colmado de pancartas en hombros.

Algunos pobladores portaron cartulinas donde exigieron: “Pedimos al gobierno federal que se investigue a fondo los hechos ocurridos” y “No más violencia en Ocoyucan, fuera Antorcha Campesina”.

Hay que “abrir los ojos” y no permitir que Antorcha siga teniendo el control

Antes de darle el último adiós, no hubo discurso oficial ni político. Algunos morenistas tomaron la palabra y expresaron: “Desgraciadamente todos sabemos que es la mano opresora del PRI la que está en Ocoyucan, son los dueños de Antorcha Campesina. Es la hora que no sabemos por qué Aarón se nos fue, cuando solo quería un cambio para el pueblo”.

Los niños que acompañaron a sus padres al entierro susurraban que al aspirante a la alcaldía lo había matado el gobierno.

Otros hicieron un llamado al pueblo para “abrir los ojos” y no permitir que Antorcha siga teniendo el control del municipio.

Según los pobladores, Aarón Varela tenía grandes posibilidades de ganar las próximas elecciones y por fin lograr sacar a Antorcha Campesina del poder que desde hace décadas mantiene en el lugar.

Después de las 14:30 horas, finalmente le dieron sepultura a los restos del precandidato de Morena.

Los asistentes entonaron el himno nacional, rindieron un minuto de aplausos, lanzaron consignas de “Aarón, presidente” y “justicia”.

Asimismo, exigieron que la organización salga del municipio de Ocoyucan, donde tanto daño ha hecho la población.

Al final solo se escucharon los rezos y el retumbar de la música de mariachi.

La noche del pasado miércoles 28 de febrero fue emboscado Aarón Varela Martínez, de 41 años de edad, quien recibió a quemarropa tres disparos mortales: uno en la cabeza, otro en la nuca y uno más en la pierna, por lo que supone habría sido asesinado a quemarropa o por alguien conocido.

Por las condiciones del crimen, agentes ministeriales descartaron que se trate de un robo con violencia, ya que hallaron las pertenencias del precandidato, incluso su teléfono celular.

Entre la población, su muerte obedece a un asunto estrictamente político y no de inseguridad en la región, la principal zona inmobiliaria residencial del área metropolitana de Puebla.