Durante manifestación asesinan a estudiante en Bolivia

FOTO: Alejandra Núñez del Prado

En la ciudad de El Alto el pasado jueves 24 de mayo fue asesinado el estudiante de Comunicación Social de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), Jonathan Quispe Vila, durante un enfrentamiento entre elementos policíacos y universitarios mientras se manifestaban exigiendo mayor presupuesto para su universidad, hasta el momento el panorama sigue siendo difuso.

Primero, la situación de la UPEA, ¿por qué los estudiantes se manifestaban por un mayor presupuesto para la universidad?

Históricamente, el sector estudiantil en Bolivia ha tenido gran incidencia política, así como en México hubo un movimiento estudiantil que sacudió al país, en el corazón de Sudamérica sucedió algo similar y al mismo tiempo el movimiento fue el detonante del golpe militar de 1964 que destituyo a Victor Paz Estenssoro y comenzó con la era de gobiernos militares que prevaleció hasta 1982, como en otros países de Sudamérica.

El movimiento estudiantil ha seguido acompañando luchas sociales y desde principios de la década actual han protestado de nuevo por sus necesidades estudiantiles exigiendo mayor presupuesto para la institución educativa. En el periodo 2016-2017 autoridades de la UPEA asumieron el compromiso del plan de austeridad que propone el gobierno de Evo Morales como solución a los problemas económicos que enfrentan las instituciones públicas y desde entonces las exigencias de estudiantes, profesores y administrativos universitarios crecieron, se agudizaron las manifestaciones y así los enfrentamientos entre el sector universitario y la policía.


Jueves 24 de mayo

El jueves los estudiantes de la UPEA salían de nuevo a la calle demandando al gobierno mayor presupuesto, bloqueando las avenidas principales de la ciudad de El Alto. Conforme iban avanzando, elementos policíacos gasificaron a los partícipes de la manifestación por lo que decidieron disolver la concentración, varios testigos denuncian que el ataque a Jonathan ocurrió después de que se tomo esta decisión.

“La muerte ha sido provocada por una canica de vidrio que ha sido disparada con un petardo que han utilizado los manifestantes. Ha tenido una trayectoria de arriba hacia abajo y de derecha izquierda hasta alojarse en el pulmón. Acaba de esclarecerse la causa del fallecimiento del estudiante Jonathan Quispe Vila”, así afirmó en un principio el ministro de Gobierno Carlos Romero después de la autopsia.

Ante esto, la UPEA pidió la destitución inmediata del ministro Carlos Romero y familiares de la víctima presentaron una demanda contra las autoridades anunciando que han solicitado la ayuda de peritos externos para esclarecer el caso, a pesar de que han sido víctimas de amedrentamiento.

Testigos del hecho, la comunidad estudiantil y varias ong’s aseguraron que la evidencia fue manipulada para ocultar la información real, sostenían que Jonathan había sido asesinado por un policía, pues ellos habían presentado pruebas que los elementos policíacos portaban escopetas al momento de la represión a la manifestación.

El 28 de mayo, estudiantes de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) en Cochabamba se manifestaron en apoyo al desacuerdo de la comunidad estudiantil de la UPEA y fueron gasificados, al mismo tiempo se registró en video el uso de pistolas de paintball (donde podría caber una canica) por parte de policías durante la represión a la manifestación.

Después de casi una semana y ante el descontento social, el ministro Carlos Romero junto a la Policía y a la Fiscalía presentan a un presunto culpable, el subteniente Cristian Casanova Condori de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP).  Su declaración hecha el 31 de mayo es basada en un estudio técnico y este dictaminó que el subteniente portaba una escopeta “no autorizada” para la movilización y antes de ingresar a la calle donde se dio el asesinato, cargó su arma.

“Estamos en la condición de acreditar la responsabilidad del subteniente Casanova Condori que de manera autónoma y aislada ha hecho el empleo de este instrumento que no estaba autorizado para el efecto”, indicó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) Jhonny Aguilera y recalcó que el actuar del subteniente es de “exclusiva responsabilidad personal”.

Asimismo el ministro Romero afirmó que el subteniente no sólo será procesado en la vía penal, también en la administrativa.y que tendría que explicar ante el Ministerio Público porque introdujo una canica a la escopeta.

Tras estas declaraciones, ni familiares ni la abogada de la familia encargada del caso, Paola Barriga, aceptan esta versión ni creen la teoría de que el subteniente haya roto la cadena de mando para actuar por cuenta propia y asesinar al estudiante con una canica. La abogada denuncia que de esta forma las autoridades pretender cerrar el caso y no acrecentar el descontento social, pero teme que Casanova pueda salir libre por falta de evidencias.

Ante esto, Jhonny Casanova manifiesta su inocencia.

“Él estuvo evidentemente en los actos de represión porque toda su unidad estaba participando, pero él no ha quitado la vida a nadie, utilizó el armamento que le es dotado por la Policía Nacional y este armamento es el reglamentario”, declaró su abogado.

Pese a las demandas de universitarios para dialogar directamente con el presidente Evo Morales, miembros de su gabinete han rechazado esta propuesta y mantienen la postura del diálogo únicamente con ministros del gobierno, sin Evo y sin tratar el tema de la muerte de Jonathan.

Hasta el momento Carlos Romero no ha renunciado; la versión oficial deslinda a las autoridades del hecho; las movilizaciones de estudiantes en todo el país han incrementado y el ministro de Economía Mario Guillén mantiene “Las puertas al diálogo para la UPEA abiertas”. El lunes, toda la ciudad de El Alto entró en paro de 48 horas con al menos 16 puntos de bloqueo en apoyo a las demandas de la universidad y hoy, el cardenal Toribio Ticona se ha pronunciado con intención de mediar el conflicto entre el presidente y el sector estudiantil.